Novalife » Recetas

DESCUBRE LO QUE NO SABÍAS DEL MELÓN

Los 5 mitos y verdades sobre el melón que siempre te has preguntado

El verano ya está aquí, y con él una de las frutas más consumidas en esta época: el melón. De sabor dulce, con muchos nutrientes y bajo en calorías y azúcar, el melón constituye una de las mejores opciones para refrescarse de forma natural en los días de calor.

Melón

Agencias Melón

Publicidad

Hablamos de una de las frutas que más se consumen durante los meses de verano. Entorno a ella han surgido muchas preguntas y mitos populares: ¿Es verdad que hace ir más al baño? ¿Es recomendable comerlo por la noche? ¿Engorda? Esta es la verdad sobre el melón.

¿Se puede comer por la noche?

Existe un famoso refrán que dice “el melón por la mañana oro, por la tarde plata y por la noche mata”. ¿Qué hay de cierto en él? Nada. Frutas como el melón o la sandía son muy ricos en agua, por lo que si se toman en grandes cantidades, pueden llenar el estómago de agua y diluir los ácidos estomacales, provocando que la digestión sea más pesada y duradera.

Sin embargo, si abusas de estos alimentos, es algo que puede ocurrir en cualquier momento del día, no solo por la noche. Si lo tomas con moderación y en pequeñas cantidades, no debería haber ningún problema en comer melón cuando quieras, incluso a la hora de la cena.

¿Es bueno para adelgazar?

Existe un mito que desaconseja el consumo del melón en dietas de adelgazamiento. No es cierto que el melón contenga mucha azúcar ni calorías -de hecho es una de las frutas menos calóricas-, por lo que es aconsejable para cualquier persona que quiera comer sano o que busque bajar de peso. Una rodaja de melón de unos 300 gramos apenas aporta 80 calorías.

Melón | Agencias

¿Hace ir más al baño?

La respuesta en este caso es afirmativa: el melón contiene en torno a un 88 % de agua y mucho potasio, un mineral imprescindible para el organismo. Ambos elementos contribuyen a hacer de esta fruta un magnífico diurético, muy apropiado para personas que tengan hipertensión arterial o que sufran de retención de líquidos. El melón, por tanto, sí que está desaconsejado en casos de insuficiencia renal.

¿Es perjudicial tomarlo mezclado con otros alimentos?

En parte sí y en parte no. Algunas personas recomiendan no consumir melón junto con frutas ácidas (naranjas, fresas, piña, limón…) porque pueden producirse molestias estomacales. Lo mismo ocurre, por ejemplo, al mezclarlo con leche.

Por el contrario, el melón si combina bien con otros alimentos salados que contrarrestan su dulzor, como es el caso del jamón. De ahí la famosa receta española.

¿Deberíamos comer sus pepitas?

Es común desechar las pepitas del melón (y de la sandía) cuando consumimos estas frutas, aunque lo cierto es que son muy beneficiosas para el organismo. Las semillas del melón (y la "malla" característica que se encuentra a su alrededor) contienen fibra, vitaminas, antioxidantes y un alto nivel de proteínas -tanto como la leche de soja-. De hecho, en la cultura oriental es muy común ver aperitivos a base de pipas de melón tostadas.

Publicidad