Novalife » Recetas

POBRE CACHARRITO INDEFENSO

Llevas toda la vida utilizando mal la tabla de cortar

Es un cacharrito que todos tenemos en casa, que usamos a diario y que en muchas ocasiones utilizamos mal. Aprende a sacar el máximo partido a tu tabla de cortar, no la maltrates. Sigue estos consejos.

Con este truco dejarás de llorar al cortar cebolla

Con este truco dejarás de llorar al cortar cebolla Con este truco dejarás de llorar al cortar cebolla

Publicidad

- Límpiala siempre cuidadosamente después de usarla, aunque la hayas utilizado únicamente para cortar pan.

- Si tienes una tabla de madera y la has usado para cortar carnes o pescados, es recomendable que la desinfectes con un chorrito de agua oxigenada. Déjala reposar unos minutos y después lávala con agua y jabón.

- Nunca metas las tablas de madera en el lavavajillas, ya que pueden astillarse y resecarse.

- Es recomendable que tengas varias tablas en casa: una de ellas para carnes y pescados exclusivamente, otra para frutas y verduras y otra para quesos. No ocupan espacio si las guardas en vertical y garantizan la pureza de los sabores. De hecho, es por este motivo que existen tablas de cortar de colores, y si quisiésemos llevar el asunto de la separación a rajatabla deberíamos tener en cuenta los usos de los diferentes colores: la tabla roja es para carnes rojas como ternera y cordero, la azul para pescados y mariscos, la marrón para carnes cocinadas y fiambres, la amarilla para carnes blancas y la verde para frutas y verduras.

- En cuanto las tablas, sean de plástico o de madera, empiecen a perder la forma y no se adapten bien a la encimera debemos renovarlas.

- Puedes lavarlas con un chorro de limón y sal para eliminar por completo los olores.

- No metas las tablas de madera en el lavavajllas: pueden astillarse y romperse.

- Procura enjuagarlas siempre inmediatamente después de su uso.

- Evita las tablas de mármol o vidrio, porque aunque son más fáciles de limpiar estropean mucho más los cuchillos.

- Las manchas persistentes pueden retirarse con bicarbonato.

- Procura lavarlas con agua muy caliente (unos 70º) para garantizar la correcta desinfección.

- Es importante guardarlas en un lugar seco y alejadas de los alimentos frescos.

- En la medida de lo posible, deberías tener una tabla exclusivamente para el pan.

Publicidad