JAMONCITO, ¿TE VIENES?

JAMONCITO, ¿TE VIENES?

Hablemos de las cosas que importan: ¿qué alimentos podemos llevar en el avión?

Es llegar a un aeropuerto y echarnos a temblar: puede haber huelga de cualquier cosa, podemos liarla parda a causa de un cortaúñas y cualquier vicisitud, cualquier paso en falso por nuestra parte, puede hacer que perdamos ese vuelo que llevamos meses planeando. Solo nos queda contener la respiración, tratar de evitar el ‘eye contact’ con cualquiera que vaya uniformado y, si queremos llevar alimentos en el equipaje de mano, seguir a rajatabla estas normas.

Vistas desde la ventanilla del avión
Vistas desde la ventanilla del avión | Pixabay

Líquidos, solo hasta 100 ml

Botella de agua | Getty Images

Es un básico de cualquier viajero, pero aún hay quien se olvida y acaba bebiéndose a morro un litro de ron frente al estupefacto personal de aeropuerto con el objetivo de no tirarlo. Puedes llevar líquidos, pero siempre botellas de hasta 100 ml, y aunque generalmente tampoco hagamos mucho caso a esta norma, debes llevarlos aparte, en una bolsita de plástico transparente y sacarlos de la maleta cuando pases el control.

Jamones, chorizos y quesos, cuidadín

Diferentes variedades de quesos | iStock

Aquí la legislación es interpretable, y depende de si vamos a viajar a la Unión Europea o fuera de ella. En líneas generales, si viajamos a países comunitarios podemos llevar estos alimentos, convenientemente envasados –es recomendable llevarlos siempre en su paquete original– pero únicamente para consumo propio, lo que significa que si tratamos de llevar a Francia una maleta llena de jamón ibérico es probable que nos encontremos con algún problema.

En los viajes extracomunitarios, sin embargo, la consigna es que mejor no llevar nada, aunque lo recomendable es consultar la web de la embajada de cada país. En general, todos los países son muy restrictivos con la introducción de productos de origen animal –cárnicos y lácteos, especialmente–, tanto si volamos de España al extranjero como al revés, y cada uno tiene una legislación determinada. No arriesguéis, pues, ya que en países como Estados Unidos podréis entrar sin problema quesos curados (siempre que su peso no exceda los 5 kg), pero no os permitirán la entrada de carne, ni siquiera si forma parte de un guiso.

Pasajeros con necesidades especiales, siempre con justificante

Las personas que tienen unas necesidades dietéticas especiales (celíacos, alérgicos, intolerantes…) podrán llevar su propia comida no solo para los vuelos, sino también para la estancia en el país vacacional, siempre que la acompañen de un justificante médico que indique que ese pasajero tiene que seguir ese tipo de alimentación.

Cremas, sopas, batidos… ¡Cuidado!

Se consideran líquidos, de manera que solo podrás llevarlos si la cantidad no excede los 100 ml permitidos. Ten cuidado también con otras comidas de textura cremosa, como patés, cremas, miel, yogures, suplementos deportivos o mermeladas, porque también te los pueden confiscar si el personal del aeropuerto lo cree conveniente.

Los bebés, un mundo aparte

Bebé toma un biberón | guiainfantil.com

Está permitido llevar comida para bebés siempre que se transporte en un paquete aparte y se muestre en los controles al personal del aeropuerto. Esto incluye tanto el viaje de ida y el de vuelta como la estancia en el país de destino, y se refiere tanto a la leche como a agua esterilizada o papillas.

Sí al táper y al bocata

Ir presumiendo de táper a la oficina no es una opción, es una necesidad. | Tupperware Guatemala

Dicho todo esto, hay muchas comidas que podemos llevar en el avión sin necesidad de someternos al robo a mano armada que suponen los restaurantes de los aeropuertos y los menús de las aerolíneas. Puedes llevar sin problema tu táper y tu sándwich, convenientemente envasado, siempre que los cubiertos sean de plástico, ya que de lo contrario te los podrán confiscar. También puedes llevar sin problema frutas, snacks o bollería.

Laura Conde | Barcelona | 08/08/2017

Más noticias

Los mas vistos

Hogarmania

Dormitorio de estilo retro y elegante en casa rural

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.