Novalife » Recetas

Una serie de normas para arrasar

Estos son los secretos para que tus fotos triunfen en Instagram, según expertos universitarios

¿Tus fotos no lo petan en 'likes'? Estas son las claves.

Hay trucos para conseguir más 'likes' en Instagram.

Flickr Hay trucos para conseguir más 'likes' en Instagram.

Publicidad

Hacer fotos de comida para subirlas en Instagram requiere de unas normas básicas: tener batería en el móvil, enfocar y apretar el botón. Vale, hasta aquí llegamos, ¿verdad? Las subes a la red y, sin embargo, pasan desapercibidas. ¿Cómo es posible? ¿Por qué esa ensaladilla rusa no funciona cosechando likes como si de una foto de una Kardashian se tratara? Pues bien, resulta que hay ciencia detrás de los 'likes': así lo dice un nuevo estudio de la Escuela de Comunicación Annenberg de la Universidad de Pensilvania, publicado en el International Journal of Communication y realizado con más de 400 voluntarios. Así podrás triunfar cuando vayas al primer restaurante 'instagrameable' de España.

Las fotos con color rojo funcionan mejor. | Cocinatis

Sigue la regla de los tercios. Es una norma clásica de la fotografía que establece que, si dividimos la pantalla en nuve cuadros con dos líneas horizontales y tres verticales funcionarán mejor los objetos situados en las intersecciones de las líneas. Es decir, que también importa donde esté colocado el plato de turno o el bocadillo. No vale enfocarlos al tuntún.

El color azul relaja... pero no funciona. En lo que se refiere a comida, claro está. "Si tienes una foto de comida azul, a la gente no le gustará. Es verdad que transmite tranquilidad, pero no funciona cuando se trata de los alimentos. La evolución ha determinado que prefiramos casi cualquier otro color en el caso de la comida", explica Yilang Peng, candidata a doctorado en Annenberg y una de las autoras del informe.

El rojo y el naranja sí... pero da igual la intensidad. "Nos gustan las fotos en las que hay colores como el rojo, que asociamos a la comida porque las frutas se ponen rojas cuando maduran", cuenta Peng. Sin embargo, también advierte de que una mayor o menor intensidad no tiene incidencia real sobre la cosecha de 'likes'. Es decir, que aunque te esfuerces en que tu tomate sea rojo rojísimo, no tendrás más éxito.

Las composiciones con muchos elementos funcionan. | Cocinatis

Los platos con muchos elementos captan la atención. Piensa en los recientes éxitos de los platos como el poké o de los boles de frutas... "Las fotos que resultan visualmente más complejas generan una mayor intención de compartir y simpatía por parte de los usuarios", añade Peng. Eso sí, la disposición debe ser armoniosa y cada uno de los elementos debe estar visible. No vale con un batiburrillo...

Las comidas sanas funcionan bien. "Los usuarios de Instagram buscan mantener una imagen positiva de sí mismos y promocionar que consumen comida sana es una forma de hacerlo. Es una manera de utilizar las publicaciones en las redes sociales para expresar determinados valores", explica Peng. "La comida sana es una forma de hacer que las personas se sientan bien consigo mismas", añade.

Los platos sabrosos siempre ganan 'likes'. | Cocinatis

...Y las poco saludables también. Esto no es ningún secreto: todos los días nos encontramos, al entrar en Instagram, con espectaculares imágenes de hamburguesas que chorrean queso o de pasteles que atraen las miradas aunque nos resistamos. Los usuarios de las redes sociales se quedan atrapados en lo que Peng llama un "ciclo de retroalimentación", en el que la foto sabrosa, pero poco saludable, atrae los "me gusta" y los comentarios, por lo que se continúan publicando fotos similares. En otras palabras ¿por qué renunciar a un éxito seguro? Pues eso.

Publicidad