Novalife » Recetas

Ahora que se acerca la Navidad, este truco viene bien

Esta es la fruta que debes comer cuando te sientas muuuuy hinchado

La hinchazón es uno de esos problemas gordos, nunca mejor dicho, que pueden afectar a nuestra autoestima y a nuestro bienestar. Hay una fruta que nos puede echar un cable. Es esta, coleguis.

Imagen de archivo de fruta

Max Pixel Imagen de archivo de fruta

Publicidad

A todos nos ha pasado alguna vez. Empezamos pasándonos un día de la raya (un viernes por ejemplo). Unas cañitas al salir de trabajar, un vino o dos más en casa por la noche... La juerga sigue el sábado con una comilona de por medio y sí, más alcohol. El domingo es el día de ¡qué demonios! cometer los últimos excesos "porque luego llega el lunes y da bajón". Total, que llega el lunes y efectivamente descubrimos como nuestro vientre ha crecido exponencialmente y estamos hinchados como un zeppelin. Mal rollo.

Mal rollo porque nos molesta la ropa, porque nos sentimos incómodos, porque nos vemos peor (claro, es que estamos peor) y porque vivimos la penitencia de nuestros pecados jurándonos a nosotros mismos que nunca más y al mismo tiempo deseando seguir comiendo. Nada puede aliviar ese estado. ¿Nada? Bueno, quizá sí que haya algo. Hablamos de una fruta bastante popular, capaz de paliar los indeseados efectos de la hinchazón.

Nos referimos al plátano. Así de fácil. Comerse un plátano puede tener el efecto deshinchador que necesitamos. Como desinflar un globo. Como estallar una pompa de jabón. Como pinchar la rueda del vecino que te cae mal. Esta fruta con almidón contiene potasio, un componente que mejora el estado de ánimo y previene los accidentes cerebrovasculares y que, sí, también ayuda a que tu cuerpo se hidrate con eficacia. El potasio ayuda a su cuerpo a regular sus niveles de sodio, equilibrando eficazmente los fluidos en su cuerpo y aliviando la tensión de la digestión. ¿Te notas ya menos hinchado?

El plátano aporta numerosos beneficios para la salud | G + J

Pero no se vayan porque aún hay más. Los plátanos también contienen una carga significativa de fibra, que, como probablemente ya todos sepais, ayuda a ir al baño con normalidad.

Vale, hasta aquí todo bien.

Pero.

Siempre hay un pero. Lo que ocurre es que no vale CUALQUIER PLÁTANO. Y no, no nos referimos a que sea un plátano premium, cultivado en una zona de difícil

acceso en Canarias por unos agricultores que solo utilizan métodos manuales. No, nos referimos a que no debe estar excesivamente maduro. Un plátano demasiado maduro puede tener un sabor hasta 10 veces más dulce, pero es un desastre absoluto para un estómago que ya esté tocado, ya que va a complicar mucho la digestión. Por eso, mejor que esté en su punto o tirando a verde.

Publicidad