Novalife » Recetas

Hacia el fin de los residuos

Esta es la alternativa a la botella de agua de plástico de toda la vida

Ooho, que así se llama este invento de un grupo de emprendedores, puede suponer el final de la botellita de plástico. ¿Quieres saber cómo funciona esta idea ecológica?

La alternativa a la botella de agua.

Ooho La alternativa a la botella de agua.

Publicidad

¿A qué no sabes cuánto tarda en descomponerse una botella de agua? ¡500 años, nada más y nada menos! Es posible que sean biodegradables, pero, demonios, tardan unos cuantos siglos en desaparecer de la faz de la tierra. Y así estamos en el planeta tierra, acumulando botellas y botellas vacías sin que nadie haga nada al respecto (ni nosotros mismo). Hasta ahora...



La industria lleva años persiguiendo formas de evitar el consumo excesivo de plástico. En el caso del agua, una reciente iniciativa invitaba a beberla en caja en lugar de en botella con el objetivo de evitar residuos plásticos. Ahora, un grupo de emprendedores (entre los que hay un español, Rodrigo García González) han creado una idea innovadora. Siguiendo los trabajos de esferificación popularizados por Ferran Adrià, han logrado meter agua dentro de una burbuja comestible para así poder pasar ampliamente de las botellas de plástico. El proyecto, en el que sus creadores llevaban trabajando desde 2014, se ha hecho realidad tras un crowdfunding de un millón de dólares.

Una burbujita, la solución al despilfarro de plástico. | Ooho

Ooho, que así se llama la bolita, tiene un funcionamiento muy muy simple. Lo único que hay que hacer es llevársela a la boca, morderla y un suave traguito de agua cae por nuestra garganta. Ah, y la esfera también acaba en nuestro estómago. De hecho, precisamente el hecho de tener que comerse la bola para no generar residuos es uno de los principales reparos que Ooho ha provocado…

Por un lado, están los que no terminan de ver claro esto de tragarse un envase… Por un lado, está lo de acostumbrarse a una textura que nos va a resultar cuando menos extraña. Y, por otro, hay que pensar en que habrá que llevar unos cuantos Ooho encima para saciar la sed, ya que la capacidad de cada una de estas burbujitas no es demasiada. Estos inconvenientes no han impedido que la industria del agua embotellada ya se haya interesado por este invento...

Publicidad