Novalife » Recetas

¿SALUD O NEGOCIO?

Dudas razonables sobre la alimentación ecológica: ¿es mejor comer bio?

Los alimentos ecológicos, libres de aditivos y cualquier químico añadido, pesticidas, antibióticos y otros productos artificiales, se han ganado fama de ser más saludables que los convencionales. Pero ¿realmente lo son? Muchos expertos no lo ven claro. Aquí os damos varias respuestas a algunas preguntas para reflexionar. El debate está en la mesa.

Frutas y verduras: un arcoíris de beneficios

Las recetas de Hogarmanía Frutas y verduras: un arcoíris de beneficios

Publicidad

¿Lo ecológico es siempre mejor que lo que lleva algún producto artificial?

JM Mulet, doctor en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad de Valencia y autor de ‘¿Que es comer sano’? (Destino, 2018), empieza por negar la mayor (no, los alimentos ecológicos no son mejores que los demás) y denuncia que al demonizar muchos productos se ponen de moda otros.

2. ¿Mejor eco o de proximidad?

El producto de cercanía dinamiza el comercio local y respeta el medio ambiente, de manera que parece más razonable apostar por una manzana de proximidad que por un kiwi ecológico procedente de Nueva Zelanda. Muchos kilómetros, mucha contaminación. A la hora de comprar, es fundamental fijarnos en la estacionalidad de los de los productos, y apostar por frutas y verduras que sean de temporada, ya que serán siempre más sabrosas si se hayan cogido en su punto exacto de maduración y mucho más respetuosas con el medio ambiente. Dejemos las frutas de verano para el verano, pues, por muy ecológicas que sean.

¿Están menos expuestos los consumidores de alimentos ecológicos a los residuos?

La Universidad de Stanford expuso en un estudio publicado en 2012 que “el consumo de productos orgánicos puede reducir la exposición a residuos de pesticidas y de bacterias resistentes a antibióticos”. Le dio la razón dos años después The British Journal of Nutrition al asegurar que los alimentos orgánicos presentan “menores cantidades de pesticidas y metales pesados y mayores concentraciones de antioxidantes”. Y un estudio de la EFSA de 2018 a partir de más de 84.000 muestras concluyó que un 4% de los alimentos convencionales superaban el LMR (límite máximo de residuos) y que en el caso de los ecológicos la cifra alcanzaba un 1,3%.

5. ¿Hay que hacer caso de la estética del producto?

Muchos creen que si todas las manzanas que se venden en el súper son iguales es que se han manipulado. Y al parecer no es así. Simplemente se tiran las feas, ya que en consumidor es cada vez más exigente y demanda productos que les entren por la vista. De hecho, en muchas ocasiones las frutas más feas acaban en algunas fruterías de calidad y precios más bajos, que acaban vendiendo muchas piezas que se descartan en el momento de la compra al por mayor.

6. ¿Cuando, siglos atrás, no había aditivos ni pesticidas ni antibióticos, se comía mejor?

“La gente ha decidido creer cosas como que nuestras abuelas comían mejor sin tener ningún dato objetivo científico que avale esta tesis, ya que lo cierto es que había plagas, tifus, botulismo y pueblos enteros que sufrían epidemias de bocio, entre otras cosas”, explica Mulet. No hace falta añadir nada más.

7. ¿Los alimentos ecológicos son más nutritivos?

Los estudios científicos que se han realizado al respecto coinciden en la misma conclusión. No hay apenas diferencias en la calidad nutricional. London School of Hygiene Tropical Medicine (2010): “No existe certeza sobre los beneficios nutricionales de consumir alimentos orgánicos”. American Journal of American Nutrition (2009): “No existe evidencia de diferencias en la calidad nutricional entre los alimentos producidos de forma orgánica y los convencionales”.

8. ¿Los antibióticos de los animales llegan a nuestro organismo?

Volvemos a la EFSA, que en 2017 tras analizar muestras concluyó que solo un 0,03% de ellas superaban los límites máximos de residuos. Es interesante tener en cuenta un dato que invita, cuanto menos, a la reflexión: la legislación autoriza la homeopatía, una disciplina cuestionada repetidamente por la comunidad científica, a los animales que producen carne ecológica.

9. ¿Tiene más sabor un producto eco?

Existen diferencias sustanciales a nivel organoléptico entre los alimentos por numerosos motivos, que no tienen que ver tanto con si son eco o no como con la variedad empleada, la carga genética de la semilla y si las frutas y verduras son o no de temporada y han sido recogidas en su punto exacto de maduración.

Publicidad