Novalife » Recetas

Directa desde los años 70 y mala para la salud como un dolor

La dieta de los huevos y el vino que consiste, efectivamente, en tomar solo HUEVOS y VINO

Rescatada de una revista 'Vogue' de hace más de 40 años, se ha vuelto viral.

La extravagante dieta de los huevos y el vino.

PxHere La extravagante dieta de los huevos y el vino.

Publicidad

¿Tu plato favorito son un buen par de huevos fritos acompañados de una frasca de vino? Estás de enhorabuena, porque hay una dieta 'vintage' que lleva tu nombre. Directamente desde las páginas de un ejemplar de la revista 'Vogue' del año 1977 llega la "dieta del vino y de los huevos" en los que te abasteces únicamente de estos dos alimentos. La promesa es que vas a perder más de 2 kilos.

Vamos a ir por partes: resulta que fue una usuaria en Twitter la que rescató la dieta desde las páginas amarillas de una vieja revista y, desde entonces, se ha vuelto viral por lo disparatada que es. El truco que tiene es que, sí, puedes beber vino hasta caerte al suelo (y comer huevos también) pero no hay mucha más comida a la vista. No. Nada de eso. Ni una triste ensalada.

Huevos y vino, una dieta loca. | PxHere

El desayuno es un huevo duro con una copa de vino. (beber por la mañana, ¡gran idea!) También se puede tomar una taza de café solo. A la hora del almuerzo empieza el festival: más café solo, dos huevos duros - o escalfados - y dos vasos de vino blanco (una comida alegre, sin duda). Para la cena, finalmente llega la variedad: se permite un filete a la plancha de 150 gramos, junto con más café y el resto de la botella de vino. Y así durante tres días que imaginamos en un estado perpetuo marcado por el hambre y la bolinga. Este plan de dieta no sale de la imaginación calenturienta de un/una periodista, sino que fue presentado en sociedad por Helen Gurley Brown en su libro de 1962 'Sex and the Single Girl'. En él, describe las tres comidas expuesta anteriormente. Irónicamente, el libro se hizo bastante popular por alentar la independencia financiera y romántica para las mujeres. Eso sí, parece que cuando le llegó el turno a la comida, Helen ya estaba pensando en otra cosa...

Huelga decir que la dieta es un completo despropósito: que apenas tiene calorías, ya que el conteo diario llega por poco a las 1.000, que ahí no hay ni nutrientes ni ná y que encima se toma más alcohol de la cuenta. Pero así eran los locos años 70, amigos: los futbolistas llevaban bigote, la gente se cruzaba España de punta a punta sin aire acondicionado y había dietas como estas... Como siempre, lo mejor han sido las reacciones en Twitter a semejante disparate. Aquí os dejamos algunas.

 

"Un poco de ayuda dietética, por favor. ¿Puedo cambiar los huevos por otra botella de vino?" - Boo Meringue, @izianikapani

 

"Una dieta de vino y huevos. ¿Qué pienso de esto? Una botella al día, siete botellas a la semana... Mmm" - Cathy, @cathyn61

 

"Tenía una ex que siguió esta dieta, pero reemplazó cada huevo con una botella de vino y cada filete con dos botellas de vino. Siempre olía a plátanos. En serio" - Unbelievable, @unbelievable6

Publicidad