Novalife » Recetas

NO SE TRATA DE CONTAR CALORÍAS, SINO DE ESTAR PENDIENTES DE LAS HORAS

Descubre a qué horas exactas debes comer para adelgazar

Expertos de las Universidades de Murcia, Harvard y Tufts han descubierto que lo más importante para tener una buena alimentación es regirse por unos horarios de desayuno, comida y cena. Es la forma más práctica y efectiva para adelgazar y mantenernos en nuestro peso ideal.

Para mantener una alimentación adecuada es necesario adoptar unos horarios fijos de comidas

Pixabay Para mantener una alimentación adecuada es necesario adoptar unos horarios fijos de comidas

Publicidad

Lo importante para cuidar la línea no es contar cuántas calorías comemos, sino estar pendientes de a qué hora comemos. Así lo confirma un grupo de expertos de las Universidades de Murcia, Harvard y Tufts tras realizar un estudio en el que se confirma que, si queremos adelgazar, debemos comer lo más pronto posible.

Según una encuesta realizada por Forza Supplements, las horas en las que hay que hacer las tres comidas principales del día son las siguientes: el desayuno debe hacerse a las 7.11 de la mañana, la comida a las 12.38 del mediodía y habría que cenar bastante antes de lo que estamos acostumbrados, en concreto a las 6.14 de la tarde.

Puede parecer que todas las comidas se realizan demasiado pronto. No obstante, las investigaciones realizadas por estos estudiosos han confirmado que a las personas que comen más tarde (es decir, sobre las 15.00 horas aproximadamente), les cuesta más perder peso y menos ganarlo.

El estudio en cuestión consistió en hacer un seguimiento a 420 personas con sobrepeso y se les dividió en dos grupos: aquellos que comían temprano (de 12.00 a 13.00) y otros que comían más tarde (desde las 15.00 en adelante). Ambos grupos siguieron durante 20 semanas un planning basado en la dieta mediterránea con el objetivo de adelgazar.

La dieta mediterránea es perfecta para adelgazar | Pixabay

El resultado concluyó en que el grupo que comía más tarde perdió menos peso que aquellos que lo hacían temprano. También descubrieron que el desayuno y la cena no influyeron tanto en el metabolismo y en la pérdida de peso como lo hizo la comida. No obstante, este no es el único factor que contribuye en la pérdida de peso, ya que también están presentes las horas y la calidad del sueño así como la ingesta y el gasto de energía.

Muchas personas que hicieron la dieta fallaron y picaron algo después de la cena, mientras veían la tele antes de irse a dormir. Es normal, son muchas horas seguidas sin comer nada: desde las 18.14 hasta las 23.00, pero hay que eliminar esta costumbre, puesto que está relacionada directamente con el sobrepeso. Así lo explica un estudio realizado por las Universidades de Birmingham y Liverpool, en el que se afirma que si comemos distraídos mirando la televisión o el móvil, perderemos el control sobre las cantidades que comemos e ingeriremos más comida de la necesaria.

Visto así, no importan tanto las calorías que consumamos (eso sí, tampoco te pases porque esto es un truco, no un milagro) y debemos fijarnos unos horarios estrictos de comidas, intentando hacer la comida principal del día lo más temprano posible y, por supuesto, procurar cenar como mínimo tres horas antes de acostarnos.

Publicidad