Novalife » Recetas

La clave, nuestra sensación de saciedad

Come esta fruta y tendrás un vientre plano

Hay una fruta que puede ayudarte a controlar tu apetito como ninguna otra. Avisamos: está a punto de acabarse definitivamente su temporada...

Un vientre plano... no es tan difícil.

Pixabay Un vientre plano... no es tan difícil.

Publicidad

Este ha sido un año atípico en los climático. No tienes más que bajar a tu frutería. Pero, ¿qué pintan sandías y melones a finales de octubre? El caso es que los hay y ¡ojo! siguen estando buenos. Vivimos en una especie de veroño infinito que no sabemos cuando acabará. Volvamos a la frutería, ¿ves albaricoques por algún lado? ¿Sí? Pues haznos caso y pilla todos los que puedas. Según los científicos, comer albaricoques puede ayudarnos a desprendernos de los kilos que nos sobran y lucir un vientre más plano. Recuerda: es tu última oportunidad porque es la típica fruta de verano que este año, por sus peculiaridades, aún está entre nosotros.

La noticia saltaba a través de un estudio publicado en la revista Molecular Metabolism. En él se explicaba que hay unas células en el cerebro llamadas tanicitos y que estas son las encargadas de detectar los nutrientes en los alimentos y, ya de paso, controlar el apetito. Algunos alimentos contienen determinados tipos de aminoácidos que pueden ayudar a estimular los tanicitos más que otros. Entre esos, como ya podrás imaginar, están los albaricoques.

En breve comenzará la recogida de la fruta de hueso | Pixabay

Por tanto, los albaricoques no solo ayudan a sentirse saciado, sino que, además, controlan nuestro apetito posterior. Lo explica mejor que nosotros el doctor Nicholas Drake de la universidad de Warwick, en Reino Unido, y autor del estudio que nos ocupa: "Los niveles de aminoácidos en la sangre y el cerebro después de una comida son una señal importante y que determina sentirse lleno. Descubrir que los tanicitos detectan los aminoácidos tiene implicaciones significativas para encontrar nuevas formas de ayudar a controlar el peso".

Es decir, que si los tanicitos detectan los aminoácidos, esto implica que nuestra sensación de saciedad será mayor. Y aquí aparecen los deliciosos albaricoques, capaces de llamar la atención de esas células cerebrales como un tío vestido de azulgrana en el vestuario del Real Madrid. Por eso, nuestro consejo es que, antes de que su temporada acabe, arrases con todos los albaricoques de tu frutero. No, la mermelada de albaricoque no hace el mismo efecto porque, entre otras razones, lleva azúcar, así que no hagas trampa. Cuando tengas el vientre plano nos lo agradecerás.

Publicidad