1- ARTTE. Este localazo imponente de 400 m² es, al mismo tiempo, restaurante, galería de arte y coctelería, y es el típico espacio en el que constantemente pasan cosas. Su coctelería creativa casa a la perfección con una cocina de fusión de vocación saludable, y con un ambiente que va desde el relajado té de media tarde hasta el ambiente más 'arty' de los eventos o ese aire más noctámbulo en el que circulan unas copas muy top.

Muntaner, 83 (Barcelona).

2- MELIA SKY BARCELONA. Siempre hay buenos motivos para alejarse del centro de Barcelona y dirigirse a la emergente zona de Poblenou. Y uno de ellos es, desde luego, ocupar mesa en este hotel cuya coctelería busca romper con el concepto de lujo clásico (sofás de terciopelo y aires 'jazzy') y crear un espacio contemporáneo, repleto de arte, moderno, innovador y con una coctelería igualmente rompedora, acorde con el alma de este local de referencia.

Pere IV, 272 (Barcelona)

3- BLUE MARLIN IBIZA BEACH CLUB. Durante el día, el Blue Marlin Beach Club ofrece desayunos y almuerzos en la playa, pero a medida que cae la tarde, una vez ya hemos nadado en sus playas y tomado el sol en sus hamacas, la barra de daiquiris, mojitos y piñas coladas cobra protagonismo. Se pueden acompañar de una interesante carta de cocina mediterránea creativa.

Cala Jondal (Ibiza)

4- LA DOLCE VITAE BY HOTEL MAJESTIC. Elegante, clásica, lujosa. Así es la coctelería del céntrico Hotel Majestic barcelonés, un lugar en el que desconectar del mundanal ruido copa en mano con unas vistas de excepción a los edificios más representativos de Barcelona. Todo lo que tenga que ver con la palabra lujo encuentra su lugar en este hermoso establecimiento, donde podemos empezar la noche con champán, picotear alguna opción de una carta de snacks diseñada por el chef Nandu Jubany y seguir con alguna de las opciones de su carta de cócteles, impecable.

Hotel Majestic. Passeig de Gràcia, 68 (Barcelona)

5- PUNK BEACH. Con decoración firmada por Lázaro Rosa‐Violán, este espacio moderno y cosmopolita cuenta con el barman finalista de World Class Adrián Sehob. La filosofía de este establecimiento entre cool y gamberro está clara: ofrecer todo tipo de cócteles creativos y emocionarnos con sabores hasta ahora desconocidos. Además, hay un ambientazo a todas horas.

Paseo de la Castellana, 74 (Madrid)