1- Salteado. Un salteado de vegetales con tofu, en el wok o la sartén, es el acompañamiento perfecto para cualquier plato. Puede servirse acompañando una carne o un pescado, o también junto a un arroz, un cuscús o una quinoa. Lo más importante es que las verduras queden al dente, que no resulten demasiado blandas ni aceitosas. Un salteado de verduras y tofu es, de hecho, un plato completísimo nutricionalmente, ya que combina la cantidad de nutrientes y vitaminas de los vegetales con la proteína del tofu. Si añadimos algo de carbohidrato en forma de arroz o pan, ya tendremos listo un plato de lo más saludable.

2- Ensalada. El tofu, dado que tiene un sabor neutro, queda bien con cualquier ingrediente. Es muy recurrente en ensaladas, y puede ponerse tanto crudo como ligeramente salteado en la sartén. Con una buena vinagreta y combinado con ingredientes sabrosos, el tofu da consistencia a cualquier ensalada, tanto fría como caliente.

3- Croquetas y empanadillas. Las croquetas y empanadillas de tofu son, cada vez más, un plato habitual de muchos restaurantes vegetarianos y veganos y también, poco a poco, de cualquier establecimiento que presuma de elaborar una cocina saludable, gustosa y nutritiva. Las combinaciones son múltiples, y se puede combinar el tofu con verduras como la berenjena o el calabacín. Si deseamos hacer las croquetas con una bechamel vegana podemos sustituir la mantequilla por aceite de oliva y la leche por un buen caldo de verduras. También podemos buscar sustitutos de la harina, como una harina de garbanzos, por ejemplo. Para el rebozado, recomendamos utilizar panko, un pan rallado japonés, antes que pan rallado convencional, pues absorbe mucho menos aceite y hará que nuestras croquetas de tofu nos queden crujientes por fuera y cremosas por dentro.

4- Rebozado. Tener un taco de tofu en la nevera siempre ayuda a la hora de improvisar una cena, y son muchas las personas que, sin ser vegetarianas, tienen siempre este ingrediente en su despensa. Y es que basta con rebozarlo y freírlo, en la sartén o la freidora, para tener una cena la mar de apañada. Harina, aceite de oliva bien caliente, una pizca de sal... ¡y a la sartén!

5- Pinchos. Si tenemos invitados, iniciar la cena con unos pinchos siempre es una excelente idea. Pueden ser de cualquier cosa, y el tofu suele sentar bien en todos los casos. Tomates, pimientos, calabacín, berenjena, zanahoria, tofu... funcionan a la perfección en pinchos calientes, que constituyen un entrante nutritivo y original.