Novalife » Recetas

RULETA RUSA

¿Te atreverías a comer fugu? Es un pescado que te puede matar

Muy apreciado por su carne dulce, el fugu es un pescado icónico en la gastronomía asiática. Pero si se prepara mal también resulta un auténtico peligro, ya que puede causar la muerte de quienes le dan un bocado.

El fugu.

Japón El fugu.

Publicidad

Los países asiáticos cuentan con recetarios tan variados como sabrosos, y también sorprendentes. Uno de sus rituales gourmet más extravagantes es, sin embargo, la degustación de un pescado altamente tóxico, conocido como fugu. Está considerado como un manjar excepcional, que es reconocible por su figura redonda y un cuerpo repleto de pequeñas picas que tira más bien para atrás, ya que parece un monstruito marino.

También conocido como "pez-luna" por su forma, este pescado del Pacífico contiene un veneno, la tetrodotoxina, que le permite atacar o más bien vengarse de sus depredadores si estos deciden zampárselo. Y es que esta sustancia oculta en su hígado y sus ovarios paraliza los músculos y provoca un paro respiratorio de quienes lo consumen (y en esta categoría no solo se incluyen sus depredadores marinos sino también los sibaritas que le hincan el diente cómodamente sentaditos en una mesa).

Si bien fue su consumo fue prohibido en China durante décadas, en la actualidad vuelve a estar presente en las cartas de los restaurantes más exclusivos del país. Porque el riesgo que supone es sinónimo de esta adrenalina que se dispara a cada bocado. Al convertirse en una ruleta rusa, quienes se atreven con él prueban su valentía.

Esto sí, a causa del peligro de muerte que representa, su preparación está exclusivamente reservada a cocineros especializados. Y es que su corte y preparación para que esté libre de veneno es casi un arte. Para poder comerlo y salir con vida en el intento, debe ser cortado vivo con un cuchillo especial, conocido como el 'fugu hiki', evitando desgarrar su hígado así como órganos reproductores para que la carne no se contamine del temido veneno mortal.

Se come principalmente crudo, preparado a modo de sashimi, aunque algunos chefs asiáticos más creativos también lo ofrecen frito o guisado. Para probarlo, eso sí, tendréis que sacar la cartera: catar la carne del fugu cuesta como mínimo unos 50 euros. Y la mejor manera de hacerlo es viajando a la costa japonesa el 9 de marzo, Día Nacional del fugu. Buen provecho... ¡y buena suerte!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Los 10 alimentos más mortales del mundo

 

5 alimentos venenosos que podrían matarte

 

Publicidad