Novalife » Recetas

EL LUGAR EN QUE LA COMIDA ES LO DE MENOS

Así es el restaurante definitivo para locos del Instagram

Se llama Dirty Bones, acaba de abrir en Londres y todo en él es absolutamente instagrameable, desde su carta hasta su interiorismo. Además, este restaurante 'trendy' hasta la médula pone a disposición de sus clientes un kit para el instagramer que incluye todo para petarlo en las redes sociales. ¿Para cuándo en España?

restaurante_instagram

Cocinatis restaurante_instagram

Publicidad

¿Qué tendrán las fotos de comida para arrasar en la red de esa manera? Algo hay en una imagen de unos huevos Benedict pasados por filtro Valencia, un plano transversal de una hamburguesa con extra de queso o un cóctel fantasía que nos hace salivar (y darle al like). La comida es la categoría reina en las redes sociales, no se puede negar. Y eso incluye, por supuesto, Instagram (donde ya hay 129 millones de fotos con la etiqueta #foodporn).

Quienes van por la vida fotografiando todo lo que comen son legión. Tanto, que ahora un local de Londres ha decidido llevar la fiebre #yummy al extremo y ha lanzado un “Foodie Instagram Pack” para que sus clientes puedan tomar la foto perfecta. El restaurante Dirty Bones ofrece a quienes lo visitan este kit especial que incluye un flash LED, un cargador, lentes, un trípode y un palo selfie.

El kit del instagramer está a disposición de los clientes del restaurante que lo pidan de manera gratuita, aunque –eso sí– hay que devolverlo al salir. Quienes lo utilicen ya no tendrán excusa para no triunfar en las redes sociales. Usando las herramientas adecuadas y algunos trucos infalibles para hacer fotos de comida (véase escoger siempre lugares con luz natural, apostar por los planos cenitales, encuadrar perfectamente sin cortar ningún elemento o elegir cuidadosamente el atrezzo y la disposición de los elementos en la fotografía) el éxito está asegurado.

dirty_bones | Cocinatis

Por si eso fuera poco, el interiorismo del local también ha sido diseñado según un criterio de “instagrameabilidad”. La decoración tiene un rollo postindustrial muy cool, con inmensas librerías que suben hasta el techo y paredes cubiertas de mensajes en neón fluorescente, perfectas para compartir y dar un poco de envidia a nuestros seguidores. Incluso la carta, de inspiración neoyorquina, es “Instagram approved”. En ella se reflejan algunas de las tendencias foodies más populares: ensalada de kale y chile, dumplings de cheesburger, buns de carne de ternera madurada, tacos de pescado… y, evidentemente, un brunch maravilloso los fines de semana.

Así que ya sabes: si tienes planeada una escapadita a Londres próximamente, reserva un hueco para acercarte al Soho, pide tu kit de instagramer ¡y a petarlo en redes sociales!

Publicidad