Novalife » Recetas

Estas son las 3 razones que te hacen engordar

Así es como el estrés te hace aumentar de peso

Evidentemente, comer de más hace que engordemos, pero también hay otros factores, como por ejemplo, el estrés.

El estrés nos empuja a comer excesivamente.

Pexels El estrés nos empuja a comer excesivamente.

Publicidad

Llevar una alimentación equilibrada es de suma importancia, como también lo es vivir lo más relajadamente posible. Existe cada vez más evidencia de que el estrés juega un papel clave en el aumento de peso. El estrés crónico interrumpe nuestro sueño y desequilibra los niveles de azúcar en la sangre. Esto conduce a un aumento del apetito y a que comer se transforme en un escape emocional. Los expertos de Oenobiol, empresa dedicada a la comercialización de complementos dietéticos, nos dan las claves de que esto ocurra.

Efectos del estrés | Firesam! en flickr cc

El estrés genera insomnio y como consecuencia aumenta el apetito nocturno, tal y como indica una investigación de la Universidad de Yale en Estados Unidos, que explica cómo la sobreestimulación de neuronas sintetizadoras de orexina del hipotálamo, por estrés mental o ambiental del día, repercuten en la calidad del sueño. A menos horas de descanso, más

Acumulas más grasa en el abdomen. Cuando alguien sufre niveles de estrés elevados, produce mayores cantidades de unas hormonas llamadas glucocorticoides, que desempeñan un papel esencial en el exceso de peso. Además, el estrés provoca que la grasa extra generada se acumule principalmente en el abdomen. Así lo indica una investigación de la Universidad de Viena.

El estrés a largo plazo aumenta los niveles de cortisol, hormona que te engorda | Pixabay

El cortisol provoca desajustes en nuestro metabolismo. Según un estudio realizado por investigadoras del University Medical Center de Chicago, diferentes situaciones de estrés —como un divorcio, una mala relación con el jefe o la enfermedad de algún pariente— generan un aumento de peso que no estaría necesariamente relacionado con comer más o hacer menos ejercicio. La clave estaría en una hormona, el cortisol, que cuando el estrés se vuelve crónico provoca desajustes en el metabolismo.

Publicidad