Novalife » Recetas

El acabose

Alucina: ahora dicen que tomar una alimentación variada puede no ser tan saludable

Un estudio de la American Heart Association concluye que, cuantas más opciones tengamos, peor comemos

Una alimentación variada, sí, pero con opciones saludables.

Wikipedia Una alimentación variada, sí, pero con opciones saludables.

Publicidad

"Hay que comer de todo" ha sido el lema que durante años y años hemos escuchado como pilar indispensable de una alimentación equilibrada. Y ahí nos lanzábamos nosotros a introducir una variedad absoluta de bocados, tratando de diseñar con escuadra y cartabón los menús de toda la semana. Y, ¿para qué? Se supone que para alcanzar el 'top' de la nutrición, avalados por miles de expertos de todo el mundo. Ahora, un estudio científico de la American Heart Association (AHA) de Estados Unidos cambia las reglas del juego: seguir una dieta más diversa podría conducir a un mayor consumo de calorías, aumento de peso y hábitos poco saludables en general.

Dieta mediterránea | Instagram

Esta advertencia de la AHA señala que hay muchas maneras de definir una dieta variada y que algunas de ellas no son tan saludables. Por ejemplo, algunas personas podrían pensar que en lugar de comer una gran variedad de alimentos enteros sin procesar, una dieta "variada" significa comer diferentes tipos de carnes, cereales refinados y alimentos con alto contenido de sodio o azúcar, explica la autora principal del estudio, Marcia C. de Oliveira Otto, profesor asistente en el departamento de epidemiología, genética humana y ciencias ambientales en el Centro de Salud de la Universidad de Texas en Houston.

El estudio de la AHA ha puesto de manifiesto que, en la mayoría de las ocasiones, las personas que comen una gran cantidad de diferentes tipos de alimentos también comían más carnes procesadas, bebidas endulzadas con azúcar y snacks salados. Pero, agarraos, que hay más: "Incluso en las dietas que incluían una amplia variedad de alimentos saludables, no nos encontramos con los beneficios esperados, como un menor riesgo de diabetes y obesidad, posiblemente porque esas dietas también incluían grandes cantidades de alimentos no saludables", explica Otto.

Estamos programados genéticamente para que nos gusten las chuches. | Cocinatis

Pero las posibles desventajas de la diversidad de la dieta van más allá de comer algunos alimentos no saludables. Los estudios han demostrado que tener demasiadas opciones lleva a comer más alimentos y, en consecuencia, más calorías. Por ejemplo, en un estudio citado por la AHA, las personas con sobrepeso a quienes se les ofreció una amplia variedad de alimentos para hacerse un bocadillo terminaron comiendo un 25% más por semana que las personas a las que se les dijo que podían comer cualquier cantidad de un único bocadillo.

"Cuando las personas están expuestas a diferentes sabores en una comida, la sensación de estar lleno se retrasa y se come más", dice Otto. Vamos, que no hay nada peor que comer de tapas. De todos modos, el informe acaba estableciendo que la idea de una dieta variada es válida, pero que ha de ser repensada. El mensaje final es que hay que continuar apostando por la variedad, pero haciendo acopio de alimentos saludables.

La clave es que la variedad solo se aplique a los alimentos saludables. Es decir, si somos de los que, de vez en cuando, queremos comer una galleta, tengamos solo un tipo de galleta. Cuantos más paquetes diferentes acumulemos en el armario, más tendremos para elegir y más 'pecaremos'. Tengamos eso en mente la próxima vez que vayamos al súper: muchas frutas y verduras diferentes, pero solo un tipo de picoteo 'gocher'. Nuestra salud nos lo agradecerá.

Publicidad