¡Cuidado, incauto!

¡Cuidado, incauto!

Si abusas de estas comidas SANAS tu salud se puede ver afectada

Las tomas pensando que le van fenomenal a tu cuerpo, pero en grandes dosis pueden acabar haciéndote pupita. Avisado quedas

Ojito con abusar del pollo, chavalote.
Ojito con abusar del pollo, chavalote. | Pixabay

El mundo de la alimentación nos trae últimamente de cabeza. No solo hay que vigilar los alimentos considerados perniciosos (ultraprocesados y demás), sino que encima ahora tenemos que andarnos con ojo con las cantidades de alimentos sanos que nos metemos en el cuerpo. De locos. Lo cierto es que hay alimentos que parecen (y son) sanos, pero que tomados en grandes cantidades pueden acabar volviéndose contra nosotros y afectando nuestra salud. ¿No nos crees? Atento.

Avena | nova.atresmedia.com

Avena. Toma ya. Empezamos por el cereal de moda. El que ha sustituido tu desayuno de toda la vida. Y es bueno para la salud, porque contiene mucha fibra que ayuda a equilibrar el azúcar en sangre, rebaja el nivel de coltesterol, etc. ¿Problemas? Pues que un consumo excesivo puede hacer que tengamos gases, nos sintamos hinchados o incluso estreñimiento si consumimos demasiada en poco tiempo: justo el efecto contrario de lo que queremos conseguir. Los expertos recomiendan tomar entre 25 y 35 gramos diarios y que nos quedemos ahí. ¡Ah! Y siempre tomarla con algún líquido.

Almendras tostadas... al microondas. | Cocinatis

Almendras. Seguro que en los últimos tiempos has comenzado a tomar puñaditos de almendras, entre otros frutos secos, porque todo el mundo te explicaba lo buenísimas que son para la salud. Pues bien, es cierto que poseen grasas saludables y minerales, pero también hay que tener en cuenta que, si tomas demasiadas, puedes acabar ganando peso y preguntándote cuando comenzaste a liarla parda. Vigila la cantidad que te metes entre pecho y espalda y no estés todo el día como una ardilla porque acabarás poniéndote kilos encima.

Frutas | Agencias

Fruta. Las campañas de tomar cinco frutas y verduras al día hablan, efectivamente, de compaginar el consumo de plátanos, manzanas y melocotones con el de calabacín, lechuga o brócoli. Tenemos que darnos cuenta de que las frutas tienen azúcar, por lo que un abuso de ellas puede provocar que acabemos ganando peso. El problema está en la fructosa, por lo que esa idea que tenemos en la cabeza de que la fruta a tutiplén es buena, hay que reconsiderarla si tenemos cierta tendencia a engordar: lo ideal ene este caso quizá sea tomar tres piezas de fruta y compaginarlo con otras dos o tres de verduras.

Las espinacas, unas aliadas contra la tensión alta | Cocinatis

Espinacas. Y ya que hablamos de verduras... Las espinacas son una excelente fuente de proteínas, vitaminas y minerales pero, al mismo tiempo, son muy ricas en oxalatos, que pueden acabar produciéndonos piedras en el riñón. No pasa nada por tomar espinacas con moderación, pero el abuso de esta hoja verde lleva aparejado este peligro. Si ya hemos tenido piedras y queremos evitar, en la medida de lo posible, que reaparezcan, mejor dejar la espinaca de lado.

Imagen de archivo: naranjas. | Getty images

Naranjas. ¿Es posible que comer demasiadas naranjas pueda afectar a la salud? Pues todo indica que sí, en el caso de que seamos personas con reflujo esofágico. El ácido que contiene esta fruta puede hacer que empeore esta situación o incluso que desemboque en enfermedades como el esófago de Barrett. Se trata simplemente de, en caso de personas con tendencia al reflujo, limitar su ingesta.

Pechuga de pollo rellena | antena3.com

Pollo. La proteína magra animal por excelencia, la que todos los dietistas recomiendan cuando de lo que se trata es de perder peso, también puede tener su reverso tenebroso. Si abusamos de esta fuente de proteína en detrimento de otras, podremos estar aumentando en nuestro cuerpo la cantidad de la hormona IGF-1, similar a la insulina, y que provoca envejecimiento y aumenta las posibilidades de sufrir cáncer, en especial de mama. Lo mejor que podemos hacer es apoyarnos en fuentes de proteína animal y comer pollo con menos frecuencia para evitar problemas.

Botella de agua | Getty Images

Agua. ¿Se puede beber demasiada agua? Pues todo indica que sí y los expertos advierten especialmente a aquellos que no dejan la botella ni para ir al cuarto de baño. El exceso en el consumo de agua continuado puede diluir de forma drástica la cantidad de sodio en nuestro cuerpo y provocarnos trastornos. No obstante, hay que tener en cuenta que esta advertencia va para aquellas personas que constantemente están tensando la cuerda, bebiendo agua sin tener sed. Parad, chiquillos, que os vais a hacer daño si seguís por ahí. Si tu orina siempre es transparente, frena.

Javier Sánchez | @srjaviersanchez | Madrid | 20/11/2017

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo proteger los muebles del jardín en otoño

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.