Ya iba tocando y ya llegó: reapertura de las zonas infantiles en los parques. Por fin podrás llevar a tu peque a los columpios pero evidentemente y con toda lógica, te asaltan todo tipo de dudas. ¿Es seguro? ¿Es fácil contagiarse de Covid en estos espacios? ¿Qué puedes hacer para minimizar los riesgos para tu pequeño y para ti?

Ahí van unas directrices al respecto: ¿Van a limpiar los columpios y resto de juegos? Pues en una ciudad, eso es prácticamente imposible. “Además en los parques es muy difícil mantener la distancia de seguridad entre niños y si los niños llevan juguetes, se los intercambian con otros . Hay que tener en cuenta que en muchos parques no hay fuentes y tampoco se van a poner dispensadores de gel hidroalcohólico. Pero que no sea fácil no significa que no se deban plantear medidas oportunas para que los niños puedan disfrutar de su tiempo de ocio”, explica Gemma del Caño.

Se apela sobre todo a la responsabilidad de cada uno: si los niños son mayorcitos, la cosa es más sencilla, cuanto más pequeños sean, más difícil es que se respeten las directrices de seguridad. Aunque los menores de seis años no tienen que utilizar obligatoriamente mascarilla, como va a ser muy difícil que no se peguen a otros niños, lo más indicado es que la lleven. Y por supuesto, los padres también (y los padres sí podemos mantener el metro y medio de distancia).

Niña con mascarilla | iStock

Lleva contigo gel hidroalcohólico en cada una de tus salidas a la calle, máximo si vas al parque. Y es que no es momento de olvidarse de la pandemia sino de extremar las precauciones a nivel individual sabiendo lo que nos jugamos y que el virus sigue ahí: ten en cuenta además que vas a estar en un espacio al aire libre, donde la posibilidad de transmisión de la Covid-19 es mucho más baja que si estuvieras en un espacio cerrado. “Los espacios al aire libre son mucho más seguros que los espacios cerrados. Es mejor quedar con los amigos y familiares en la calle, el campo, dando un paseo, haciendo ejercicio…”, dice la doctora María Jesús Cabero, especialista en Pediatría y miembro de Top Doctors.

¿Pueden contagiarse tus hijos por el contacto con las superficies de juego? Mucho se ha escrito sobre la posibilidad de supervivencia del virus en las distintas superficies y los diferentes materiales. A este respecto, no hay un consenso científico claro: no parece que haya muchas evidencias de que los plásticos duros, el metal o el acero (algunos de los materiales con los que se construyen los columpios y toboganes) vayan a ser vía de transmisión. “Los estudios publicados por el CDC americano ha demostrado que a través de las superficies el riesgo de transmitir el COVID es bajo”, confirma la doctora. Pero en todo caso, conciencia a tu pequeño de que hay que seguir cuidándose y a falta de agua y jabón, mucho gel hidroalcohólico y que evite tocarse la cara o la mascarilla.

Una buena solución es acudir a las horas en las que menos aglomeraciones haya: no decimos que te acerques al parque a las 12 del mediodía, con la solana, pero evita tumultos.

Y por lo demás, déjale que disfrute del juego y de sus amigos. “Tendremos que aprender a convivir con los virus, pero recobrando la alegría, el juego, el deporte, la condición física e ir ahuyentando los miedos, los insomnios… Se debe hacer con prudencia, limpieza y responsabilidad”, finaliza Cabero.