Novalife » Madres desastre

CRIANZA Y SALUD

Verrugas en los niños, ¿sabes qué tratamientos son útiles?

Las verrugas en los niños no son infecciones de gravedad, pero son feas y, a veces, molestan. Es un problema con el que la gente suele usar repetidos tratamientos, muchos de ellos sin ninguna eficacia demostrada. Descubre con nosotras a qué se deben y cómo tratarlas.

Verruga en el pie

iStock Verruga en el pie

Publicidad

¿Qué es una verruga?

Es una lesión de aspecto excrecente, dura y amarillenta. Cuando se encuentran en la planta del pie se conocen como papilomas y suelen ser menos excrecentes y más parecidos a una callosidad. A veces, además de ese color amarillento o blanquecino, vemos unos puntitos negros en su superficie, pero no siempre.

¿De dónde “ha sacado” tu hijo esa verruga?

Las verrugas son problemas dermatológicos causados por la infección por el virus del papiloma humano. De la misma familia que el que causa el cáncer de cuello de útero, sí, pero otro tipo.

¿Cómo se ha contagiado tu hijo?

Lo habitual es por contacto directo o a través de lo que se conoce como fómites (son objetos inanimados que se pueden contaminar por gérmenes y transmitirlos a otras personas). Si el niño tiene alguna pequeña herida, es el lugar ideal para que entre el virus. El haber tenido verrugas previas predispone a sufrir nuevamente la infección. Ojo con las verrugas plantares o papilomas y las piscinas y baños públicos, ir descalzo en la zona de duchas o vestuarios con toda la humedad que allí hay, facilita la aparición de papilomas.

¿Qué puedes hacer si tu hijo tiene una verruga?

Pues lo primero de todo, tranquilidad, las verrugas son infecciones víricas y la mayoría curan solas, hasta un 60-70%. Así que, si tenemos dos opciones: tratarla o estarnos quietos y esperar a que se vaya. Es posible que sean años, sí, pero se irá. Si, aun conociendo su benignidad, decides tratarla, elige siempre un tratamiento que no sea agresivo, que no produzca mucho dolor ni que ocasione daño en la piel sana de alrededor. A ver si va a ser peor el remedio que la enfermedad.

Verruga | iStock

Cosas que NO debes hacer es creerte el tema curanderos o restregar ajos por ningún sitio. Eficacia 0. Con lo primero conseguirás dejarte unos buenos euros y con lo segundo un olor insoportable. Pero si las verrugas se van, es porque les tocaba irse.

Entonces, ¿qué opciones tenemos?

Otra cosa que debes tener en cuenta con respecto a los tratamientos es que ninguno es efectivo al 100%, así que te volvemos a pedir paciencia. Vemos las distintas opciones que han demostrado utilidad:

1. Vaselina salicílica: Es una fórmula magistral que te debe indicar tu pediatra, ya que se puede indicar en distintas concentraciones, y que te prepararán en la farmacia. Es una sustancia que reblandece las capas superficiales de la piel. Es muy efectivo, pero requiere paciencia porque es un tratamiento largo. Se pone un poquito en la zona de la verruga o papiloma. Se tapa con un apósito toda la noche y se deja que haga efecto. Por la mañana lavamos y a funcionar. A partir de la segunda noche, es importante rasparla antes de volver a poner la crema para ir quitando todas estas capas de piel que se van disolviendo. Así todas y cada una de las noches sin olvidar ninguna durante varios meses. ¿Qué usaremos para raspar? Una piedra pómez o una lima de uñas que reserves en exclusiva para esto.

2. Hay otros productos también que disuelven las capas superficiales de la piel de venta en farmacia, con una forma de actuar similar a la vaselina salicílica. También son efectivos, pero igualmente requieren el raspado diario para ir eliminando capas. Sea cual sea la opción que elijas, que siempre esté indicada por un médico que valore cuál es la más idónea.

3. El conocido como nitrógeno líquido también es una opción en niños mayores o cuando no queremos estar con tratamientos prolongados. Esta sustancia alcanza una temperatura de -196ºC, por lo que destruye la verruga o el papiloma por congelación. Debe realizarse por alguien entrenado para no hacer quemaduras en la piel de alrededor y es bastante rápida. Ojo a los productos que se pueden comprar en la farmacia "para congelar verrugas" que nunca alcanzan una temperatura tan baja, por lo que son mucho menos efectivos. En niños pequeños no se suele usar mucho, ya que tiene el problema que duele al realizar la técnica y hemos dicho que hay que evitar tratamientos agresivos. Además, luego aparecerá una ampolla en la zona que requiere sus cuidados especiales.

4. Técnicas más agresivas como el curetaje o la cirugía, por supuesto, menos indicadas aún. Recuerda que si no le hiciésemos caso se iría sola con la paso del tiempo.

Publicidad