Novalife » Madres desastre

Crianza y salud

¿Tendrán los niños más problemas de visión tras el confinamiento?

Cada vez hay más niños con problemas de visión, niños que tienen que llevar gafas. ¿Será por el uso cada vez mayor de pantallas?

Niña con gafas

iStock Niña con gafas

Publicidad

Entre ver dibujos, jugar a las consolas, hacer videollamadas a familiares y amigos y hacer deberes online y videoclases, cada vez los niños pasan más horas pegados al ordenador, la tablet o la tele. Parece que podría haber alguna relación con problemas de visión, pero los estudios no son totalmente concluyentes en sus resultados.

A nosotras lo que nos importa como madres es saber a qué debemos estar atentas que nos haga sospechar algún problema de visión en nuestros hijos para consultar con el pediatra o un oftalmólogo. Toma nota de qué cosas debes vigilar:

1. La pupila, la parte negra central del ojo, nunca se debe ver de color blanquecino. Eso nos puede indicar problemas graves, como una catarata o algunos cánceres poco frecuentes del ojo de los niños. Es importante que los niños tengan lo que se conoce como el reflejo rojo en la pupila. Las familias lo podéis ver como ese reflejo que aparece cuando hacemos las fotos con flash. Si está en los dos ojos de igual forma, vamos bien.

2. Si tu bebé, que ya tiene más de 3 meses, no sigue con la mirada los objetos o no se fija en nada es un signo de alarma y deberías consultar claramente con tu pediatra.

Niño con tablet | iStock

3. En caso de que tu hijo tuerza algún ojo, tanto si es hacia dentro como si es hacia fuera, puede ser indicativo de estrabismo. Lo puedes ver de manera habitual o en alguna foto, ya que hay niños que no tienen un estrabismo que se vea todo el día, sino sólo en determinados momentos.

4. ¿Hace tu hijo tiene movimientos raros con los ojos? También debería ser motivo de consulta, sin prisa, pero sin pausa.

5. Fíjate en sus párpados, ¿le notas alguno de ellos caído? Pide cita con vuestro pediatra.

6. Si tu hijo se acerca mucho al libro o las pantallas, es posible que no vea bien. Obviamente, si él o ella se queja que no ve bien de lejos o de cerca, por descontado. Lo primero debería ser consultar con vuestro pediatra, que será quien le hará pruebas para ver si ve bien y decidirá si es necesario que le vea un oftalmólogo o no.

7. ¿Qué es el ojo vago? Pues se trata de una disminución de la agudeza de la visión de un ojo por un desarrollo visual anormal en los primeros años de vida. En ocasiones, por desgracia, el niño tiene los dos ojos vagos. Es importante detectarlo lo antes posible, ya que cuanto antes comencemos su tratamiento, más posibilidades habrá de recuperar mayor visión, incluso llegar a la visión completa por ese ojo. ¿Cómo se diagnostica? Los pediatras lo notan cuando hay una diferencia en dos o más líneas entre cada uno de los ojos en esas letras o figuritas que tienen las pantallas que hay en las consultas para comprobar la agudeza visual de tu hijo.

8. Aunque tu hijo no tenga ningún problema visual, si vosotros o alguno de los hermanos habéis tenido ojo vago en la infancia, también sería bueno una revisión visual, aunque ten en cuenta que en las revisiones de los niños mayores se suelen hacer siempre.

Para todo estos problemas, lo adecuado, una vez hecho un cribado en la óptica o por parte del pediatra, que finalmente, antes de decidir si el niño necesitará o no llevar gafas, que lo vea un oftalmólogo. Los niños tienen una gran capacidad de acomodación y, para valorar correctamente el defecto visual y la graduación que van necesitar finalmente, es necesario hacerlo poniéndole unas gotas de colirio que le dilaten la pupila y eviten que puedan acomodar.

Ya sabes, no te agobies si detectas algún problema, pero ten en cuenta estos pequeños ítems que debes vigilar. Si aprecias algo, consulta con vuestro pediatra y seguro que os orientará sobre qué tenéis que hacer.

Publicidad