Novalife » Madres desastre

SALUD Y CRIANZA

¿Qué usar si tu hijo si tiene herpes labial?

El herpes labial, conocido popularmente como calentura, es algo que no suele tener mucha importancia, pero alrededor del cual hay miles de tratamientos. No siempre de los más efectivos.

Publicidad

Te contamos qué hacer si tu hijo lo tiene.

¿Qué es el herpes labial?

Son una serie de pequeñas ampollitas que aparecen en los labios o a su alrededor. A los pocos días estas ampollitas se pueden romper, dejando una costra durante varios días. Es bastante sencillo de diagnosticar, con verlo tu pediatra suele tener suficiente.

¿A qué es debido que un niño sufra un herpes labial?

Es una infección vírica causada por el virus Herpes Simplex. Este virus se elimina por la saliva. El niño puede contagiar a otros o de otros compartiendo utensilios, como vasos, cubiertos o al besar a otro. Si alguna de las lesiones se rompe y el líquido entra en contacto con otro niño, también se puede producir un contagio.

¿Qué vas a ver si tu hijo sufre un herpes labial?

Las infecciones por herpes en la infancia son relativamente frecuentes en los primeros años de vida. Algunos niños no manifiestan ningún síntoma y, aunque no lo sepamos, sí que han estado en contacto con el virus. Otros, en cambio, manifiestan esa primera infección con un cuadro que se conoce como gingivoestomatitis herpética: fiebre alta, inflamación de las encías, llagas, babeo, mal aliento, dolor, rechazo del alimento o ganglios en el cuello son algunas de las manifestaciones de esta enfermedad. Los niños con gingivoestomatitis herpética son más contagiosos que los niños que sufren la infección de manera asintomática, ya que hay una mayor eliminación del virus. Sufran un contagio sin síntomas o una gingivoestomatitis, sus defensas serán robustas y la infección curará.

¿Por qué ocurre entonces el herpes labial?

El virus del herpes, a veces, se queda como adormecido. Situaciones como otras infecciones, fiebre, estrés, tomar el sol o pequeños golpes pueden hacer que el virus se reactive y provoque un herpes labial. Un 20-40% de las personas infectadas por este virus pueden sufrirlo de manera repetida, lo que se conoce como herpes recurrente.

Ojo, que aquí viene lo importante. ¿Cómo lo tratamos en casa?

Su tratamiento fundamental es el alivio de los síntomas, tanto si es la primera ocasión como si son recurrentes. Podemos evitar que sangre usando protectores labiales, como la vaselina.

Vaselina | iStock

¿Y todas esas cosas que venden para su tratamiento?

El Aciclovir, que es un medicamento para el tratamiento de algunas infecciones virales, en pomada puede disminuir el contagio pero es poco efectiva para la curación de las lesiones y son pomadas muy caras. Así que no merece mucho la pena. En la farmacia también tienen unos parches transparentes de una sustancia que se llama hidrocoloide. Parece que tampoco son muy eficaces para acortar el proceso, aunque sí que son muy útiles para evitar la trasmisión a otros niños. No parece tampoco la solución.

¿Conclusión? En el tratamiento de un herpes simple único, mejor estarse quieto y esperar a que pase. Si vas a usar un apósito, ten claro que no es para que cure antes, sino para evitar contagiar.

¿Y en los herpes labial recurrente? ¿Hacemos algo si el niño está cada dos por tres con un herpes?

Pues en estos casos lo importante es evitar los desencadenantes:

1. Usad protector labial si tu hijo va a estar expuesto al sol.

2. Evita que se muerda o se chupe los labios, ya que los traumatismos pueden desencadenar herpes.

3. Los episodios de fiebre o infecciones varias no podemos evitarlos, pero ten en cuenta que también son desencadenantes y que, si tu hijo lo sufre, puede asociar un herpes labial.

Si el herpes labial de tu hijo es muy, muy recurrente, consulta con vuestro pediatra. Siempre decimos que es quien mejor conoce a tu hijo y sabrá orientaros.

¿Pueden ir los niños con herpes labial al colegio?

Buena pregunta. Recuerda que el herpes labial se debe a una reactivación del virus del herpes, por lo que es menos contagioso que en las infecciones primarias. Con unas normas de higiene básicas (no compartir objetos en contacto con la saliva y lavándose las manos) o tapando un poco la zona, será suficiente. No tiene sentido la exclusión escolar, ya que los niños que han sido infectados por virus herpes pueden sufrir reactivaciones asintomáticas a lo largo de su vida. Así que, también cuidado en casa con los besos.

Publicidad