Es una de las mayores preocupaciones de los padres: la alimentación de sus hijos. ¿Estará comiendo poco? ¿Se quedará con hambre? ¿Está perdiendo peso? Este tipo de cuestiones surge además más en verano, porque con el calor, lo lógico es que todos, adultos y niños, estemos más inapetentes (si quieres trucos para niños inapetentes echa un ojo aquí).

Pero a lo mejor piensas que tu retoño está comiendo poco y resulta que no, que come lo normal. Porque, ¿qué es lo normal? ¿cómo podemos saber cuál es la ración adecuada de comida para nuestros hijos?

Pues la forma es muy sencilla, utilizando tus manos, y teniendo en cuenta, claro está, que esta forma de medir varía en función de si eres mujer u hombre, porque ellos suelen tener las manos más grandes. ¿Cómo saber cuánto tienen que comer de cada alimento? Te lo explicamos:

- Verduras: tanto crudas como cocidas, la cantidad debe ocupar el espacio que formen las dos manos juntas formando un cuenco.

- Hidratos de carbono: aquí incluiríamos la pasta, el arroz, la patata y el pan. ¿Qué cantidad? La que puedas tener en el puño cerrado.

- Proteína: hablamos tanto de carne como de pescado. Para elegir el tamaño de la pieza, considera que lo normal es que sea desde donde va la muñeca hasta donde empiezan los dedos. Sobre el grosor, que sea más o menos como el del dedo meñique.

Niña comiendo verdura | iStock

- Legumbres: las legumbres destacan por sus proteínas, aunque también aportan hidratos de carbono, así que puedes contabilizarlo como aporte proteico o como aporte de hidratos de carbono.

- Frutas: toda la que quepa en una mano abierta en forma de cuenco.

- Quesos: el trozo de queso que le des no debe superar al tamaño que ocupan, tanto de ancho como de largo, los dedos índice y corazón juntos.

- Grasas y azúcares: aquí metemos los azúcares y la mantequilla y el aceite. Su tamaño debe limitarse al de la primera falange del dedo índice.

Además, la misma mano te ayudará a recordar que debemos ingerir, ellos y nosotros, cinco raciones diarias de frutas y verduras. Como ves, es muy fácil: con esta forma de controlar la ración podrás ver realmente si tu niño come poco o si en realidad, está comiendo normalmente.

Puedes encontrar más consejos en la obra 'El método de la mano. El control de la porción está en tus manos'.