¿Te suena lo anterior? Te has vuelto a incorporar al trabajo y vas angustiada porque has probado a darle biberón de fórmula al bebé y no hay forma: no lo quiere. Y solo tiene 5 meses, ¿qué puedes hacer? ¿qué alternativas hay?

Hablamos con la pediatra Matilde Zornoza al respecto y esto es lo que nos contó:

- Lógicamente, en el caso de que tuvieras leche y pudieses seguir con la lactancia materna, la opción más idónea (y una de las más habituales) es la de que la mamá se saque la leche y otra persona se la dé: puedes probar a sacarte la leche y que se la tome mientras estás trabajando. “A veces rechazan el biberón porque en casa se lo da la madre y cuando se quedan con un cuidador y no tienen otra alternativa, se lo toman”, aclara. Esa podría ser una de las claves para que el pequeño/a rechazase la leche de fórmula.

Bebé llorando | iStock

Pero es que además, los pediatras no están muy por la labor de que tu leche se la den a través de un biberón, por lo de que el niño se acostumbra a la tetina, que sale más rápido, y luego podría acabar rechazando el pecho y para eso proponen que la persona que lo cuide mientras tú trabajes se lo dé siguiendo otras alternativas, con vasito o con la técnica dedo-jeringa (puedes encontrar muchos vídeos al respecto en Youtube).

Pero lo anterior solo es válido si tú tienes leche, ¿qué pasa si apenas te queda o si, directamente, ya no tienes y el niño rechaza la de fórmula? “La única opción en ese caso es adelantar la introducción de la fruta”, dice la pediatra.

Son bebés que estarán en torno ya a los 5 meses, o sea que podrías adelantar esos alimentos (siempre poniendo al tanto al pediatra). Y, sobre la leche de fórmula, puedes intentar variando la marca (a ver si así hay suerte) y sobre todo, no dársela tú, si es posible, porque como reconocía la pediatra más arriba, en ese caso es más probable que rechace el biberón. También puedes probar a darle la leche de fórmula con las opciones que comentábamos anteriormente: vasito, cucharilla o dedo-jeringa.