Novalife » Madres desastre

PROBLEMAS DE LA PIEL

Costra láctea en el bebé, ¿tienes que hacer algo?

Igual te has preguntado miles de veces qué es la costra esa amarillenta tan fea que tiene tu bebé en la cabeza. Pero con los tiempos que corren no quieres ir al centro de salud a consultar con tu pediatra. Te resolvemos tus dudas sobre qué es la costra láctea y cómo tratarla.

Costra láctea

iStock Costra láctea

Publicidad

¿Qué es exactamente?

La costra láctea es un problema inflamatorio de la piel. Es una forma de un problema conocido como dermatitis seborreica, pero en el cuero cabelludo de los bebés.

¿Cómo puedes saber si las costras que tiene tu hijo en la cabeza es costra láctea?

Pues si son, verás unas placas amarillentas o blancuzcas en la zona de su cuero cabelludo, como unas costras amarillentas, de ahí el nombre de costra láctea, como la leche. El término dermatitis seborreica viene de que las placas parecen grasientas.

La costra láctea, o cualquier forma de dermatitis seborreica, no son dolorosas ni pican, en todo caso puede ser algo molesto, pero nada más. La mayoría de familias soléis consultar más por el aspecto estético, ya que es verdad que se ve feo.

¿Hay otras formas en las que se puede manifestar la dermatitis seborreica en los bebés?

Sí. Hay veces que las placas se pueden ver en la zona de la cara o en la zona del pañal. Por esas otras zonas del cuerpo veremos placas grasientas o pliegues rojos y húmedos, como ocurre en la zona del cuello.

La costra láctea suele empezar a las dos semanas de vida y puede persistir hasta el año o debutar en este período. ¿Eso quiere decir que a partir del año de vida un niño no puede tener dermatitis seborreica? No, para nada. En los niños mayores y los adolescentes también puede ocurrir, igual que en los adultos. Pero cuando ocurre en el cuero cabelludo suele parecerse más a la caspa.

Costra láctea | iStock

¿A qué se debe exactamente?

La causa exacta no la conocemos. Parece que se debe a una combinación de factores. Se une una producción excesiva de grasa por parte de la piel y los folículos pilosos, junto con la existencia de un hongo en la piel.

Tranquilidad con el tema del hongo, no te asustes que no es ninguna infección y no se ha contagiado de nadie. Tampoco es peligrosa ni se debe a una falta de higiene.

¿Cómo puedes tratarla?

Lo primero que debes saber es que, si no quieres, no necesita tratamiento. Te recuerdo que es más un problema estético que otra cosa. Al final se va a ir sola con el paso de los meses, aunque a veces sea mucho tiempo.

Si prefieres tratarlo porque no quieres verle eso en la cabeza, te explicamos cómo lo puedes hacer. Es muy sencillo:

1. Lávale el pelo con su champú habitual, aunque en la farmacia también tienen productos específicos para la costra láctea.

2. Con un cepillo o un peine, que no le haga daño, puedes ir quitándole poco a poco las costras.

3. Si vieses que las costras están muy pegadas al cuero cabelludo, puedes ayudarte aplicando un rato antes aceite o vaselina. Lo aplicas y lo dejas un rato actuar, 20 o 30 minutos. Luego te vuelves a ayudar del peine o el cepillo para ir descostrando. Estos productos no van a hacer nada más que facilitar tu labor. Luego ya lo bañas y le lavas el pelo con los productos que uses habitualmente.

Ojo, ten paciencia. El tratamiento de la costra láctea no es algo que lo solucione en días o semanas, suele tardar meses y meses en desaparecer. Recuerda, no es nada importante, así que no tenemos ninguna prisa.

Ya te hemos comentado que los bebés y los niños pueden tener dermatitis seborreica en otras zonas del cuerpo, pero en esos casos es importante que el pediatra lo valore y os indique la crema que necesita. Nada de sacar corticoides o cremas para los hongos de la farmacia sin prescripción. Ya sabes que vuestro pediatra es quien mejor conoce a tu hijo y con quien debes consultar todas tus dudas.

Publicidad