Novalife » Madres desastre

CRIANZA Y CORONAVIRUS

Bebés en pandemia, ¿se pueden retrasar las revisiones del pequeño?

Tener un bebé en años de pandemia es todo un reto y te surgirán más interrogantes de los que habrías tenido en otra situación. Respondemos a ellos.

Publicidad

Te has quedado embarazada y tenido a tu bebé (o la fecha está próxima) en plena pandemia del coronavirus: ánimo, porque es todo un reto. A las inquietudes y preguntas en una situación normal se añaden todos los interrogantes por estar en pandemia sanitaria. Es por ello que hemos hablado con una experta en la materia para solucionar las dudas que puedan surgirte.

La doctora Esther Martínez García, especialista en Pediatría y jefa de la Unidad de Oncología Pediátrica Integrativa (UOPI) del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona y miembro de Top Doctors responde a nuestras preguntas.

¿Qué precauciones extra debe tener una embarazada o una mujer que acaba de dar a luz? “Las madres y los recién nacidos son una población vulnerable y debemos cuidarlos, darles todo el confort, confianza y atención que sea necesario. Tener un hijo en estos momentos es un reto, porque algunas madres pueden sentirse más solas, sin tanto soporte familiar o, incluso, con alguno de los progenitores infectado, lo que complicaría aún más la logística. Las mujeres embarazadas y puérperas deben cuidarse con todas las medidas de higiene que sabemos eficaces, distancia social, lavado de mano y mascarilla, para evitar el contagio”, aclara Martínez.

Y continúa: “Por un lado, las medidas han sido estrictas en cuanto a acompañantes durante el parto y las visitas al hospital para evitar contagios. Somos muy prudentes. Un dato esperanzador es que, hasta la fecha, no hemos observado casos de gravedad en recién nacidos infectados por la COVID-19 y el curso de la infección es leve o asintomática en la mayoría de los casos. Por este motivo, si no hay ninguna contraindicación médica, es necesario que las madres sigan realizando el piel con piel en el postparto inmediato y dando lactancia materna. Incluso en las mamás con COVID-19 confirmado o en estudio, que no tengan síntomas graves, se intenta no separarlas del bebé, ya que el riesgo sería superior al beneficio. Hasta el momento, no se ha encontrado ningún caso de transmisión del virus a través de la leche materna”.

Recién nacido | iStock

Bien, ya tienes a tu bebé en casa, ahora llegan el resto de dudas entre las cuales, las revisiones. En los niños pequeños son habituales las revisiones por parte del pediatra, ¿te las puedes saltar para evitar ir al centro de salud o tienes que ir de todas todas? “Las revisiones del niño sano durante los primeros meses de vida son necesarias por varios motivos: valorar el estado de salud lactante, cómo crece y si hay algún signo de alarma del neurodesarrollo sobre el que se tenga que intervenir precozmente, así como el cumplimiento del calendario vacunal. Tanto la valoración del bebé como la administración de las vacunas no se pueden hacer virtualmente y es un motivo justificado para acudir a su pediatra. Evidentemente, si la situación de pandemia comprometiera la seguridad y la salud de nuestros pequeños, estas revisiones se podrían retrasar unas semanas, pero siempre contactando telefónicamente con la familia e informando de los signos de alarma para acudir de inmediato a su pediatra o a un servicio de urgencias. La comunicación entre familia y pediatra es fundamental”, aclara la pediatra.

Dicho lo cual, ahí van unos consejos extras para tu pequeño/a: “Los bebés necesitan, con o sin pandemia, unos padres presentes que les ofrezcan todo el contacto, atención y cuidados que necesitan. Se anima a las mamás a continuar con la lactancia materna y a ambos progenitores a extremar las medidas de higiene: lavado de manos, mascarilla y distancia social. Es fundamental cuidarse para poder cuidar. Debemos seguir dando a nuestros hijos calma, tiempo y contención. Posponer visitas innecesarias y, sobre todo, evitar el contacto con personas que tengan síntomas es fundamental para evitar el contagio al pequeño y a sus progenitores.

Salir a pasear, si no hay confinamiento estricto, es bueno para la madre y el bebé: moverse, tomar el sol y despejar la mente. En estos paseos es aconsejable que personas extrañas no toquen al bebé, una cosa irresistible para muchos, pero necesaria evitar en tiempos de pandemia. En EE.UU., por ejemplo, muchas familias cuelgan unos carteles en el cochecito del bebé con leyendas como “¡No tocar! Tus gérmenes son demasiado grandes para mí” o “Se mira, pero no se toca. Mami te lo agradece mucho”, finaliza la doctora.

Publicidad