Comida

Hay cosas que no se pueden comprar con antelación, cierto. Pero sabiendo el menú, puedes intentar organizar con tiempo desde las bebidas hasta los postres. Elegir dónde vas a comprar para tenerlo todo claro y saber dónde puede salir más económico. Si no quieres cocinar, los platos preparados serán tu gran aliado. Céntrate entonces en los complementos, aderezos, panes, y la decoración. Dalo todo en ese aspecto y sorprenderás ganando tiempo y ahorrando. Estrellas de purpurina, borlas de colores; cintas de destellos en la mesa… Esos detalles en los que no tienes que invertir dinero, son cosas que tienes en casa, pero que tal vez no sabías cómo usarlas.

Si eres cocinillas, hacer tus propias mermeladas, membrillo, chocolates… y regalarlos con un bonito papel y personalizar la etiqueta será algo barato y muy detallista.

Decoración

Si eres de las que aún manda felicitaciones de Navidad, prepáralas en noviembre y sé de las primeras en mandarlas en diciembre. Evitarás que los precios suban o que lleguen con retraso. Si decides apostar por las felicitaciones digitales, apuesta por aplicaciones gratuitas, o una foto personalizada. Fácil, efectivo, barato y muy visual.

No hace falta que compres un árbol nuevo, una decoración nueva, que busques en casa de tu madre lo que ya no usan ellos… A veces sólo con unas luces y un poco de purpurina es suficiente. Tus tradicionales bolas de cuando eras niña pueden variar con un spray y una cartulina para hacer una letra, o un dibujo. O puedes apostar por hacerlo todo manual con tus hijos, una actividad que les encantará y en la que no invertirás más que tiempo. Recortar su nombre, recortar estrellas… Este año puedes hacer un mural de Navidad en alguna pared de casa y evitar no sólo gastar dinero sino también espacio.

Regalos de Navidad | iStock

Regalos

Aquí es donde se va gran parte del presupuesto, cierto. Los regalos personalizados son una gran sorpresa para los familiares más mayores, como los abuelos. Apuesta por fotos bonitas enmarcadas, tazas, cojines con fotos de reuniones familiares. No tendrás que gastar mucho dinero, no podrán cambiarlo, y será un regalo muy muy sorprendente. Incluso, regala tiempo, un fin de semana toda la familia en la casa del pueblo; un cine; una sesión en casa de peli, pijama y palomitas. Algo que le guste a todo el mundo y que no soláis hacer.

Esa lista de la que hablamos antes es muy efectiva. Sobre todo porque te permite ir viendo lo que gastas y con quién. Si eres de las más previsoras, es posible que hayas comprado en verano ya algún regalo. Enhorabuena. Si no ha sido así, antes de que llegue Nochebuena es mejor que lo tengas todo listo, sobre todo porque en las tiendas no reponen con la velocidad que querrías y porque te puedes agobiar y gastar más de lo que debes.

En este sentido, puedes hacer listas de presupuesto y aprovechar incluso la venta on line de tiendas que te gustan y no venden habitualmente en España. Marcas que sorprenderán y siempre tienen rebajas.

Ahorrar con los niños

Los niños siempre quieren abrir regalos esos días, les da igual el qué, por eso puedes apostar por cajas enormes y llenarla de una cosa y en las que tengan que rebuscar. O apostar por pegatinas, plastilina, rotuladores… en cajas grandes que tengan que ir abriendo para que la sorpresa sea grande. A veces hay que escuchar a los niños para saber qué quieren: paquetes de cromos, que muchos juntos son una sorpresa enorme; balones de varios colores, no hace falta que sean de marca, ni oficiales, sólo quieren jugar; ir a un parque de atracciones, a un zoo… No tienes por qué gastarte mucho dinero y será una gran sorpresa. Incluso, el efecto que pueden crear globos o cartas de los Reyes o Papa Noel a los niños, personalizadas, con cosas que les han pasado, puede ser también una sorpresa.

Recicla regalos

Los hermanos mayores siempre tienen juguetes o libros que ya no usan. Si tus hijos pequeños hace tiempo que no los ven, o no han jugado mucho, es el momento de envolverlos y dárselos. Les hará la misma ilusión o más que si fuera algo nuevo.

Qué hacer con un adolescente

Aquí las hormonas juegan en contra, tal vez un viaje de fin de semana con mamá o papá, tal vez una exposición que quieran ver en otra ciudad, un concierto… El factor más sorprendente gana, por eso debes estar atento y escuchar. Te deseamos suerte, que no es tarea fácil.

Olvídate del coche

Una medida para ahorrar en Navidad es intentar conducir menos. Puede ser evitar las zonas más comerciales, los párkings, el gasto en gasolina y tal vez multas… algunas aplicaciones de compra son realmente útiles y no tienes que desplazarte, evitando gastar más, y las retenciones; por no mencionar el tráfico, los atascos y la tensión.