¿Dónde estáis, malditos?

¿Dónde estáis, malditos?

Con estos trucos jamás volverán a desaparecer los calcetines

¿Tú también pierdes los calcetines? Pues ya no va a pasarte más si sigues estos consejos.

Seguro que te interesa

Hay muchas cosas que pasan tras una separación, pero hay una que pocos explican. Tiene que ver con los calcetines perdidos. Cuántas personas no han pasado años, incluso décadas, tal vez la vida entera, pensando que su pareja perdía los calcetines cuando en realidad estos desaparecían casi por arte de magia para no volver a aparecer jamás.

Porque están los que acaban saliendo a la luz meses más tarde, agazapados en la manga de una camiseta mal doblada o (un clásico) en el interior de la funda nórdica, los que se esconden en la goma de la lavadora, o los que nos sube el vecino, tras haber caído en su patio sin que nos demos cuenta. Pero luego están los que nunca aparecen. Los que se van de nuestras vidas para siempre. Algunos de ellos, según diversas teorías, pueden acabar extrañamente perdidos en el interior de la propia lavadora, ya que se introducen por las ranuras que hay bajo las gomas para no volver a aparecer jamás. No parece que nadie haya confirmado aún está teoría, romántica donde las haya, que solo requeriría desmontar el tambor para ver si encontramos aquel calcetín que tanto nos gustaba.

En cualquier caso, sea donde sea que vayan a parar los calcetines desparejados, lo cierto es que muchas personas acaban descubriendo cuando se separan que en realidad no era su descuidada pareja la que los perdía, sino que estos se esfuman casi por arte de magia. De hecho, según una encuesta elaborada por Samsung en el Reino Unido, cada año se pierden 84 millones de calcetines tras los radiadores y bajo los muebles. ¿Cómo conseguir mantenerlos bajo control? Puede que los calcetines tengan vida propia y al fin no haya manera de domesticarlos, pero por si acaso habría que seguir estos consejos.

Usa una bolsa solo para calcetines

Nada de mezclarlos con el resto de la ropa, pues podrían quedar agazapados en el dobladillo de un pantalón y acabar perdiéndose en el proceso. Nada mejor que dedicar una bolsa únicamente a los calcetines para que el número de pérdidas se reduzca drásticamente.

Tiéndelos juntos

En materia de calcetines no hay lugar para la anarquía. Tiéndelos juntos y recógelos también juntos. Si utilizas secadora la cosa será más complicada, y no te quedará más remedio que dejar tus calcetines en manos del destino.

Dóblalos nada más recogerlos de la cuerda

Dóblalos inmediatamente. No sabes cuántos calcetines salen juntos de las cuerdas y no llegan nunca unidos al cajón. Si los doblas inmediatamente, verás cómo no pierdes tanto.

Calcetines | iStock

Lávalos en una bolsita

Si quieres asegurarte de que tus calcetines no se pierdan en un recóndito rincón de la lavadora, asegúrate de lavarlos en el interior de una bolsita fina. Puede servirte la que utilizas para los sujetadores.

Tiende la ropa cuando tengas energía

Parece una tontería, pero el estudio realizado por Samsung determinó que cuanto más cansados estamos, más calcetines perdemos, pues prestamos mucha menos atención a los pormenores de nuestra colada. Es conveniente dedicarnos a la colada cuando estemos a tope, mejor siempre si es por la mañana, ya que de noche todos los gatos son pardos y se pierden muchísimos calcetines.

Comprueba siempre el interior de las prendas

Antes de tender comprueba los bolsillos de pantalones y camisas, así como el interior de fundas nórdicas, de cojines y de almohadas. Suelen ser refugio de numerosos calcetines.

Revisa bien las bolsas de deporte

Si vas al gimnasio, revisa siempre exhaustivamente tu bolsa de deporte, pues allí puedes encontrar algún calcetín rezagado que se te haya pasado por alto. Y mucho más si el calcetín es del mismo color que el forro de la mochila: fracaso asegurado.

Ponlos siempre en la bolsa de la ropa sucia

No vale que estés muy cansada y dejes tus calcetines a los pies de la cama para proceder a colocarlos en la cesta al día siguiente. Uno de ellos puede colarse debajo de la cama, perdido entre los trastos que probablemente tengas debajo, y puedes tardar meses en encontrarlo.

Échalos a lavar doblados

Si no tienes una bolsa especial para calcetines, e incluso si la tienes, una gran idea es siempre doblarlos antes de ponerlos en la bolsa de la colada, para asegurarte de que no se separarán. También puedes usar una pinza de la ropa para mantenerlos juntos o, mucho mejor, un clip para calcetines.

Cómprate calcetines iguales

Muchas personas, hartas de la desaparición reiterada de sus calcetines, optan por comprarlos iguales para ahorrarse problemas. Sabemos que no es tan divertido, pero una selección de calcetines negros te hará la vida bastante más fácil.

Revisa el piso de vez en cuando

Si tienes hijos, echa un vistazo debajo de su cama y entre sus sábanas, así como en el fondo de cajones y armarios. Puede que te lleves sorpresas encontrando calcetines que hacía tiempo que no veías.

Laura Conde (@LauraConde5) | Madrid | 07/02/2019

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.