Con la ‘nueva normalidad’ instada ya en toda España, vamos teniendo más ganas de volver a algo tan nuestro como es tomar una cerveza en nuestro bar de siempre. Pero, a la vez, se nos plantean algunos interrogantes sobre cómo hacerlo sin correr el riesgo de seguir sumando un aumento de peso indeseado que ya se había hecho visible durante el confinamiento.

Los expertos advierten de la importancia de intentar optar por alternativas saludables si comemos fuera y, si consumimos alcohol, hacerlo siempre con moderación. Se puede disfrutar sin descuidar nuestra salud. La profesora María Puy Portillo, catedrática del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco, miembro del CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III y presidenta de la Sociedad Española de Nutrición, nos plantea opciones nutricionalmente saludables para acompañar la ansiada cerveza.

Cómo elegir tapas más saludables

“Fíjate bien en el menú y, sobre todo, en los ingredientes. No te dejes llevar por los nombres de los platos que a veces pueden llevar a confusión. Lo importante es que los ingredientes aporten pocas calorías”, aconseja la experta. “Una buena opción es elegir las tapas elaboradas a base de verduras o setas; evitemos o moderemos el consumo de salsas y prioricemos tapas a base de pescados o mariscos (pulpo, gambas, anchoas) e incluso encurtidos (aceitunas, pepinillos) o frutos secos en moderación”.

El calabacín, la berenjena y el tomate son muy utilizados en los pinchos, así como las recetas con champiñones como ingrediente principal. Eso sí, aclara Puy: “Cuidado con las verduras rebozadas y en tempura, ya que la cantidad de aceite ingerido será similar a la de los fritos y por tanto excesiva. Es momento de cambiar los fritos o los platos con exceso de salsa, que son muy calóricos, por otras elaboraciones con alto valor nutricional, como los cocinados a la plancha, al vapor o asados”.

Cerveza y aperitivos | iStock

Finalmente, la experta recuerda que “Para llevar una vida sana, lo importante es fijarnos en el conjunto de hábitos saludables y no aislados de forma independiente, y una buena forma de lograrlo es seguir las pautas de nuestra Dieta Mediterránea, y que la máxima que marque nuestro consumo sea la moderación”.

¿Y qué pasa con las bebidas?

En cuanto a las bebidas, la profesora considera que debemos priorizar siempre el consumo de agua, y nos recuerda que el consumo recomendado es de un litro y medio a dos al día, en función de la edad y situación personal. “Si queremos optar por otras bebidas, las fermentadas, como la cerveza, pueden ser una opción, siempre que su consumo sea moderado, responsable, por adultos sanos y acompañado de alimentos”.

El aporte calórico de la cerveza es bajo, ya que está compuesta en un 90% de agua (44kcal cada 100ml y 17kcal cada 100ml en la cerveza sin alcohol). “Consumo moderado se refiere a una o dos cañas al día en el caso de las mujeres (no más de 20 gramos de alcohol) y entre dos y tres cañas para los hombres (no más de 30 gramos)”, puntualiza esta catedrática en nutrición. Un consumo irregular y excesivo de alcohol, concluye, tendría efectos negativos en la salud.