El croissant o cruasán, esa pieza de panadería tradicional del desayuno tradicional francés, es popular en todo el mundo y muy fácil de hacer en casa. Sólo se necesitan tres ingredientes para degustarlos en unos minutos en tu cocina y unos pasos muy sencillos que te mostramos en forma de vídeo.

Para hacerlos aptos para celíacos, sensibles al gluten, alérgicos al trigo e intolerantes a la lactosa tenemos que utilizar un hojaldre redondo sin gluten y sin lactosa que es muy fácil de encontrar en el supermercado.

El chocolate para hacer el relleno también hay que buscar que sea sin gluten y sin lactosa, aunque el azúcar de la leche si la tableta tiene más de un 75% de cacao seguramente no lo lleve. Siempre hay que mirar bien el etiquetado y recordar que el ‘puede contener trazas de leche’ está dirigido a las personas alérgicas a la proteína de leche de vaca, no a los intolerantes a la lactosa ya que la cantidad es mínima y no les afecta.

Y por último huevo batido, un producto naturalmente sin lactosa y genérico por lo que gluten tampoco lleva.

Sólo necesitamos unos minutos de horno… ¡y nuestros cruasanes caseros ya están listos! Una delicia rellena de chocolate y tan fácil de hacer que no los harás solamente una vez.