Desde luego, llevar una vida saludable, y eso se traduce en hacer ejercicio de manera moderada pero constante (no se trata de prepararse para un triatlón olímpico, sino de dedicar media horita unos cinco días a la semana) y comer de manera equilibrada y sana, con muchos alimentos frescos y poca sal (puedes usar especias para potenciar los sabores). Con eso tendrás mucho ganado, pero la hidratación es otro de los factores clave. Así que toca beber agua, mucha agua.

Pero hay otros secretillos que beneficiarán a tu organismo para eliminar líquidos, hidratar, mejorar el aspecto de la piel, saciarte y refrescarte. Hablamos de las infusiones depurativas, que ayudan a expulsar toxinas del cuerpo, que has ido acumulando a causa del estrés, la mala alimentación, la falta de descanso y las jornadas de hiperactividad. Te sentirás mucho mejor después de eliminarlas, pues la piel, el cabello y el bienestar darán un salto de calidad muy evidente, además de que te sentirás deshinchada y ligera.

El catálogo de estas bebidas que estimulan nuestro sistema urinario y facilitan la digestión de los alimentos es enorme, y siempre puedes endulzarlas con azúcar y/o miel, aunque hay otras alternativas como las cerezas, las fresas, los arándanos, las frambuesas y cualquier otra fruta que te apetezca. Así pues, más allá del té, la manzanilla o el manido poleo-menta, existen numerosas infusiones depurativas, que puedes tomar con hielo en verano a modo de tentempié, y que incluso puedes pedir en los bares en sustitución de esa cañita que no solo tiene calorías, sino que te abrirá el apetito y te llevará a pedir unas bravas.

¿No sabes qué escoger en el inescrutable mundo de las infusiones? Aquí te damos algunas pistas de cuáles pueden irte bien. Añádeles unos cubitos de hielo, ¡y a brindar por el verano!

Infusión de té de jengibre y regaliz

El jengibre refuerza el sistema digestivo y el regaliz tiene un gran efecto depurativo.

Infusión de hinojo

Más diurética imposible. Si la combinas con ejercicio físico regular y una dieta ligera y baja en calorías notarás los efectos enseguida. ¡Incluso mejorará el aspecto de la celulitis!

Infusión de anís

Aligera las digestiones, de manera que es perfecta para sustituir el cortadito de rigor tras esa paella dominguera.

Infusión de pomelo

Ayuda a limpiar los aparatos digestivo y urinario, rebaja la sensación de apetito y facilita las digestiones. Es perfecta, además, para todas aquellas que no sean demasiado amantes del sabor de tés e infusiones, ya que está buenísima.

Infusión de perejil

Depurativo y diurético por excelencia, el perejil limpia los riñones. ¿Estás de resaca? Nada mejor que un poco de descanso, mucha agua y una infusión de perejil.

Infusión de tomillo, con melisa, flor de tilo y angélica

Esta bomba de relojería que te puedes preparar en casa favorece la expulsión de toxinas y mejora las funciones del hígado y la vesícula. Irás mucho al baño y te sentirás de repente deshinchada y feliz.

Infusiones | iStock

Infusión de apio

Es también un diurético por excelencia, muy recomendado en dietas para bajar de peso. Si es tu caso, o simplemente quieres mantener el peso tras haberlo perdido, aquí tienes una buena aliada.

Infusión de muérdago

Atención hipertensas. Además de ser muy cuidadosas con la sal –pese a que en verano se pierde mucho sodio a través del sudor y hay que mantener estables los niveles de este y otros electrolitos–, la infusión de muérdago os puede echar una mano a la hora de controlar las subidas de tensión. Con unos cubitos de hielo y unas rodajas de limón es una auténtica delicia.

Infusión de cola de caballo con hierbabuena, menta e hinojo

Atención a esta combinación, diurética y refrescante a partes iguales. La cola de caballo es una de las hierbas estrella a la hora de limpiar el organismo por su gran capacidad diurética, ya que aumenta hasta un 30% la micción y está recomendada para quien sufre de gota, cálculos renales y reumatismo. Si le añades un toque de menta o hierbabuena, la combinas con hinojo, le echas hielo picado y la tomas con pajita, será tu mojito-detox veraniego.

Infusión de diente de león

Con efecto diurético y purificante, va de perlas para quienes tienen el hígado graso o padecen alguna enfermedad hepática, además de incidir sobre la retención de líquidos. Las que sufren de estreñimiento también deben hacer de ella su infusión estrella (además de comer mucha fibra), pues está considerada un laxante suave.

Infusión de alcachofa

Elimina la retención de líquidos, estimula la producción de la bilis, quema las grasas, ayuda a eliminar piedras y favorece la digestión. Una infusión estrella ideal para empezar el día.