Laura acaba de salir de la consulta con el médico nutricionista porque justo se ha puesto a dieta para perder unos kilos. Y camina absorta en lo que le ha dicho el médico: cuando tenga que hacer alguna excepción en la dieta, sea por una comida o una cena no prevista, puede compensar cenando fruta (únicamente) una o dos noches seguidas.

¿Fruta? ¡Si todo el mundo le dice que cenar fruta es lo peor por sus azúcares que, como te vas a la cama, se quedan ya a vivir contigo! ¿Cómo es posible que el médico le aconseje eso? ¿Engorda o no engorda tomar fruta por la noche? De hecho hay incluso quien piensa que, si estás a dieta, no puedes consumir fruta (por lo de los azúcares que hemos mencionado ya).

Ya publicamos un tema sobre si realmente la fruta engorda o no, y su autora, la nutricionista Paloma Quintana lo tiene claro: “No, la fruta no es la responsable del aumento excesivo de tejido graso en la población occidental, lo dicen los estudios científicos y lo deberíamos deducir por propia lógica y observación en el transcurso de la evolución de la dieta humana”, explica.

Comer fruta | iStock

Así que acabemos con ese mito ya: no, la fruta no es la culpable de esos kilos de más, son, otros factores. Vale, pero, ¿y si cenas fruta? “La fruta tiene las mismas calorías se consuma por la mañana o por la noche. Sí es cierto que por la mañana tenemos mayor sensibilidad a la insulina, lo que quiere decir que metabolizamos mejor los azúcares. Pero una persona activa, tiene esta capacidad todo el día, y una persona sedentaria se verá perjudicada con un exceso de azúcares los consuma cuando los consuma, mañana o noche”. La nutricionista añade: “Además, la fruta tiene baja densidad energética y, aunque principalmente está compuesta de agua e hidratos de carbono, estos son pocos por ración. Cuando se deseen reducir, es más sensato eliminar de la dieta la bollería, cereales como el pan, la pasta, el arroz, que las frutas y las verduras”.

Y es que el problema no es tanto la fruta que consumimos sino el ritmo de vida que llevamos (y el poco deporte que hacemos): “Yo misma he recomendado vigilar no pasar de tres raciones de fruta cuando una persona desea perder peso y es sedentaria, ahí estaría el problema. Vivimos en una sociedad en la que las personas se mueven poco, no entrenan ni practican deporte, y llega un punto en el que se exceden en todo tipo de alimentos, incluida la fruta”. Pero la nutricionista hace hincapié en el tema de consumirla por la noche: “Consumir varias piezas de fruta al día, aunque sea por la noche, no será la causa de que esas personas ganen grasa corporal o no la pierda. Centrémonos en otros alimentos y conductas y disfrutemos de la fruta, deliciosa, nutritiva y baja en calorías”, finaliza.