Si piensas que para perder peso solo puedes comer alimentos aburridos y renunciar al sabor, es porque aún no conoces esos otros manjares que saben muy bien y al mismo tiempo son excelentes para mantener la línea. Aquí tienes 5 buenos ejemplos de alimentos deliciosos que no engordan.

El salmón

Tiene proteínas que ayudan a desarrollar los músculos, y es una excelente fuente de ácidos grasos esenciales. De hecho, este pescado aporta una enorme cantidad de omega 3, y por si fueran pocos beneficios, es capaz de ralentizar la respuesta de la insulina y la absorción de azúcares, proteínas y grasas buenas, y ayuda a aumentar la masa magra.

La granola

Preparada con los ingredientes adecuados y consumida en pequeñas porciones, la granola puede ser la solución ideal para un desayuno sano y saciante. La combinación de carbohidratos complejos de la avena, que además es rica en fibra, y las grasas buenas de las frutas y semillas secas, permiten comenzar el día con un refuerzo súper nutritivo y una energía extra para combatir los ataques de hambre.

Además, la granola garantiza la ingesta de vitamina B, útil para promover la producción de neurotransmisores de bienestar como las endorfinas y la serotonina, que regulan el estado de ánimo y contribuyen a la sensación de saciedad.

nueces abiertas | Sinc

El trigo sarraceno

Este trigo piramidal, que en realidad es un pseudo-cereal y que recibe el apellido de sarraceno por su tono oscuro, también puede ser un gran aliado a la hora de mantener unos hábitos alimenticios saludables. Reduce la sensación de hambre y es bueno para nuestro organismo gracias a su aporte de fibra.

Lo mejor es tomarlo por la mañana, mezclado con otros cereales como la avena, para multiplicar su poder saciante y no tener hambre a lo largo del día. Contiene fagomina, que ayuda a regular el apetito y la saciedad. Y triptófano, un precursor de aminoácidos esenciales de la hormona que controla el estado de ánimo.

Las bayas

Las fresas, los arándanos, las frambuesas, las moras y todas las bayas de esta familia de frutos pequeños contienen antocianinas que tienen una excelente acción antioxidante. Pero además contrarrestan la acumulación de toxinas que promueven la hinchazón y los kilos de más. Una exquisitez que podemos y debemos incluir en nuestra dieta sin miramientos.

Las nueces

Las nueces tienen un gran poder saciante, por lo que podemos comerlas a cualquier hora sin pedir perdón. Son ricas en fibra y evitan la absorción de azúcares y grasas. Como resultado, mantienen los niveles de azúcar en la sangre bajo control.

Sin embargo, conviene tener cuidado de no excederse en las cantidades. Lo ideal es no superar los 40 gramos al día, pues tienen una alta ingesta calórica: 100 gramos de nueces contienen aproximadamente 650 calorías.

La granada

La fibra de la granada ralentiza el vaciado gástrico y la absorción de azúcares en la sangre. De esta manera, conseguiremos prologar la sensación de saciedad y frenar las ganas de comer entre horas.

Este bonito fruto también estimula la purificación de todo el organismo. La granada contiene vitamina C y potasio, dos elementos fundamentales para drenar y eliminar el exceso de líquidos responsables de la hinchazón estomacal.