En verano se acentúa ese consumo, y esa ingesta de bebidas puede estar la clave por la que "la dieta no te funciona" y si no sigues ninguna, simplemente ganas peso en verano. Pero no es únicamente una cuestión de peso, no son nada saludables ese tipo de bebidas, aportan únicamente energía y ningún nutriente interesante. Esto se denomina "calorías vacías", quédate con el nombre porque son tus enemigas si tratas de reducir tu porcentaje de grasa. La ingesta de calorías vacías a través de bebidas se acentúa en verano.

Te proponemos algunas bebidas saludables y sin apenas calorías tanto para hacer en casa como para pedir fuera, no dudes en pedirlas y seguir cuidándote en verano, toma nota!

En casa prueba a elaborar las siguientes:

1. Agua con pepino y rodajas de lima: Prepara una jarra grande con agua con gas, rodajas de pepino y de lima, hielo y deja reposar. No aporta nada de calorías, algunos minerales y vitaminas en pequeña cantidad, pero lo más importante, es muy refrescante y una buena opción para todos los públicos.

2. Granizado de sandía y melón: mete en el congelador algunos trozos de sandía un melón, sin que lleguen a congelarse del todo. Mete en una trituradora junto a hielo picado y unas hojas de menta. Delicioso y muy bajito en azúcares.

Granizado de sandía | iStock

3. Sin duda es mi bebida favorita del verano: mi "mojito" saludable. Es ideal si te gusta esta bebida. Puedes hacerla con agua con gas o gaseosa sin azúcar si la quieres algo más dulce (suele venir edulcorada), zumo de limón, rodajas de lima, hojas de menta o hierbabuena ligeramente machacadas y mucho hielo picado. Puedes pedirlo también cuando estés fuera de casa.

Pero si necesitas una bebida para pedir cuando estés fuera de casa, te dejo otras opciones que marearán menos al camarero:

4. Zumo de tomate: de los zumos que puedes encontrar es el menos calórico y más nutritivo, pídelo con hielo y un poco de pimienta, y si te atreves, un poco de tabasco.

5. Y si eres un amante del vino o la cerveza, te dejo la siguiente opción: rebaja tu cerveza o vino tinto con gaseosa sin azúcar o agua con gas, poniendo más de esta última que de bebida alcohólica, así podrás disfrutarlas rebajando un poquito el pecado. Añade unas rodajas de limón y quedará espectacular.