Novalife » Cuídate » Nutrición

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

8 cenas ligeras que te saciarán y no te pesarán en la báscula

Llega la hora de la cena y no quieres pasarte en calorías. Tranquila: aquí van unos menús saludables y que te llenarán sin pasarte factura en kilos.

8 cenas ligeras que te saciarán y no te pesarán en la báscula

iStock 8 cenas ligeras que te saciarán y no te pesarán en la báscula

Publicidad

Con el verano recién estrenado estás como loca cuidándote. Lo lógico sería cuidarse todo el año y no apurar en estas últimas semanas antes de irte de vacaciones pero todas sabemos que lo vamos dejando, lo vamos dejando y de repente… julio.

Y aquí estás, sin pasar hambre, que no es el caso, pero cuidándote a tope. Si bien por las mañanas te permites un desayuno más copioso que te permita aguantar hasta la hora de la comida, por las noches no quieres irte a dormir con hambre pero tampoco quieres pecar. No te preocupes: te vamos a dar unas ideas de menús de cenas ligeras que te saciarán y no te pesarán en la báscula. Variadas, ricas, frescas y saludables.

1ª propuesta: Crema de calabaza de primero. Si te echa para atrás por el calor que acecha, puedes probar una sopa fría de melón (se hace muy fácil, con melón, yogur natural o griego, una pizca de sal y un poco de pimienta. Puedes añadir menta o albahaca por encima). De plato principal, puedes hacer un revuelto de setas y gambas con un par de huevos. Si te quedas con hambre, de postre, un yogur natural sin azúcar.

2ª propuesta: Caldo vegetal (1 o 2 tazas). De plato principal, salteado de verduras con pollo (tipo fajitas pero sin las fajitas).

3ª propuesta. Crema de calabacín de entrante. De plato principal, sepia o calamar, según gustos, a la plancha, acompañado de una ensalada de tomates. A la hora de aliñar, no pases dos cucharaditas de AOVE.

Ensalada
Ensalada | iStock

4ª propuesta. Gazpacho (a ser posible, sin pan) o batata asada. De plato principal, pollo con champiñones salteados con ajo y perejil. De postre, gelatina sin azúcar.

5ª propuesta. Plato único: judías rehogadas con huevo y pechuga de pollo o pavo a la plancha. De postre, una pieza de fruta (te recomendamos un par de rodajas de piña fresca) o un yogur natural.

6ª propuesta. Caldo vegetal (o gazpacho sin pan). De plato principal: alcachofas asadas y pescado blanco al vapor o en papillote con verduras.

7ª propuesta. Revuelto de espárragos trigueros y gambas. De postre: yogur natural o fruta (sandía o melón).

8ª propuesta. Champiñones o setas a la plancha (o ambos). Pescado blanco. De postre: kiwi, piña (2 rodajas) o sandía.

A la hora de cocinar, no abuses del AOVE y apóyate en las especias, que están deliciosas y suelen dar mucho sabor al plato.

En cada una de las propuestas, si no te quedas saciada, puedes añadir una infusión y acompañarla algún día (repetimos, algún día, de forma esporádica) de un cuadradito de chocolate negro (con porcentaje de pureza superior al 90%).

Publicidad