Novalife » Cuídate

ES LA OCTAVA ENFERMEDAD MÁS INCAPACITANTE

Migrañas: cómo tratarlas en casa

Es un dolor de cabeza que nos genera mucho malestar y, en muchas ocasiones, resulta complicado conseguir que desaparezca. Te contamos qué puedes realizar en casa para disminuirlo.

Publicidad

La migraña afecta a más de 4 millones de personas en España según la Asociación Española de Pacientes con Cefalea. Además de ser una enfermedad incapacitante, altera la ejecución de las actividades diarias y, a menudo, los fármacos no producen el efecto que esperamos para su desaparición. Por lo tanto, dejar a un lado algunas labores o alimentos es una buena opción si quieres acabar con esta dolencia. Te explicamos qué puedes hacer para disminuirla.

Según la Organización Mundial de la Salud, la migraña está calificada como la octava enfermedad más incapacitante. Esto se debe a que inhibe a quien la sufre de sus labores cotidianas, impidiendo que pueda realizarlas mientras experimenta la dolencia.

Este tipo de cefalea es causada por una actividad anormal del cerebro, por lo que puede desencadenarla muchos factores distintos. Así pues, produce un dolor pulsátil en un lado de la cabeza y suele venir acompañada de síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz y el sonido. Además, en algunas ocasiones es hereditaria y suele presentarse con mayor frecuencia entre las mujeres.

El dolor pulsátil que produce la migraña recuerda a los latidos del corazón y es agudo y profundo, parecido a pequeños golpes continuos que afectan a la parte lateral de la cabeza. Aunque también pueden aparecer en la zona frontal o en la craneal. Se caracteriza por ser una dolencia gradual, ya que comienza de manera leve pero aumenta conforme pasa el tiempo. Sin embargo, la duración es relativa, puesto que la migraña puede persistir desde unas pocas horas hasta 3 días.

Qué es recomendable evitar

Los hábitos alimenticios influyen en este tipo de cefalea. Para las personas que tienen ataques de migraña asiduamente es recomendable que no tomen alcohol, evitar alimentos que contengan sulfitos como el vino tinto o blanco, el queso curado o el pescado ahumado. El aguacate y las cebollas también pueden afectar y facilitar la aparición de estos dolores de cabeza.

Sustancias como la histamina, presente en el pescado, la tiramina en el chocolate o la feniletilamina en los huevos o el plátano, pueden aumentar las posibilidades de sufrir este tipo de cefalea.

Además, hábitos como fumar, saltarse una comida o situaciones de estrés también pueden ser factores causantes de la migraña. Aun así, es importante conocer tu cuerpo y analizar qué hábitos o alimentos te perjudican en mayor medida.

Existen varias prácticas que puedes realizar para disminuir los dolores causados por la migraña. Ante las primeras dolencias debes apartar a un lado tus actividades, en la medida de lo posible, para descansar y relajarte al máximo.

Apaga las luces

Como hemos dicho antes, uno de los síntomas de las migrañas es la sensibilidad a la luz y al sonido. Por ello, es importante que te relajes en una estancia tranquila y oscura para que el dolor disminuya poco a poco. Aprovecha para dormir y así acabar completamente con la cefalea.

Aplica frío o calor

Probar a cambiar la temperatura de nuestro cuerpo suele traer consecuencias positivas. Mientras que el frío ejerce un poder anestésico, el calor consigue que nos relajemos. Por ello, reflexiona sobre cuál es la forma que mejor te va a funcionar y realízala unas cuantas veces hasta que notes que el dolor disminuye. Colocar paños en la cabeza o darte una ducha son las prácticas más utilizadas.

Toma cafeína

Puede sonar contradictorio, pero existen ocasiones en las que la cafeína puede disminuir el dolor de cabeza. Un estudio publicado por The American Journal of Medicine concluye que el consumo de bebidas con altos niveles de cafeína puede provocar migraña. Sin embargo, el National Headache Foundation de Estados Unidos afirma que el café, al tener propiedades vasoconstrictoras, tiende, en pequeñas cantidades, a aliviar la migraña generada en las primeras etapas. Aun así, recuerda que cada persona es distinta, por lo que debemos indagar en qué es lo mejor para nosotros.

Da importancia a las horas de descanso

La migraña puede ser la culpable de que no duermas bien, pero también se desencadena cuando no descansas por completo. Por ello, es recomendable establecer horas de sueño regulares todos los días de la semana y no realizar siestas más largas de 20 minutos.

Además, alejar los aparatos electrónicos al final del día, como el móvil y la televisión, te ayudará a tranquilizarte y a conciliar mejor el sueño. Leer un libro o escuchar música relajante son hábitos que ayudan al descanso.

Controla el estrés

Administra tu tiempo para no saturar la cabeza y evitar estas dolencias. Intenta cambiar la manera en la que te organizas si crees que el estrés puede estar asociado a las cefaleas.

Activa tu organismo

Por último, no olvides que practicar ejercicio regularmente ayuda a que nuestro cuerpo funcione de manera correcta. Además, es importante llevar un seguimiento de los dolores de cabeza e ir midiendo su duración. También puedes apuntar en un papel todas las comidas que realizas al día, con sus respectivos alimentos, y las horas de sueño. De esta forma podrás eliminar de tu dieta aquellos productos que te hayan generado dolor de cabeza y así evitarlos rápidamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

11 signos de que tu dolor de cabeza es en realidad una migraña

Publicidad