La cuarentena nos obliga a quedarnos en casa y nos permite salir a la calle sólo para satisfacer necesidades básicas, como ir a la compra, pasear a tu mascota o tirar la basura. Este estado de confinamiento hace que nos movamos menos y puede ser un causante de la retención de líquidos. Para evitar que esto te pase, es importante hacer un poco de ejercicio cada día y además seguir estos consejos que te damos en el tutorial en vídeo.

El elemento más abundante del organismo es el agua. El cuerpo tiene unos mecanismos que regulan los niveles de este líquido, pero en ocasiones el agua puede quedarse entre las células y provocar la retención de líquidos. La principal consecuencia de este fenómeno es la creación de edemas, que es un aumento anormal del volumen de una zona del cuerpo, normalmente los tobillos y los párpados. Cuando esto ocurre, la piel se ve hinchada, estirada y brillante. Además, si se presiona con el dedo sobre la zona afectada, quedará una huella que desaparece poco a poco.

Esta retención puede deberse por estar mucho tiempo en la misma posición, por sedentarismo, problemas hormonales o de alimentación o como consecuencia de algunas enfermedades del hígado, corazón o de los riñones. Asimismo, una incorrecta hidratación o cambios hormonales como la ovulación o el embarazo también pueden facilitar que aparezca esta retención de líquidos.

El confinamiento puede ser un factor muy importante en la aparición de la retención de líquidos. Por esta razón, es imprescindible hacer un poco de ejercicio diario para mantenernos en forma y así no mantenernos todo el día en una sola posición. Además, también se pueden realizar ciertos hábitos para evitar la retención de líquidos antes de que esta aparezca. Te lo contamos en el tutorial en vídeo de la parte superior.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Operación abdomen plano: cómo lograrlo sin salir de casa:

Entrena en casa con dos bricks de leche, dos rollos de papel higiénico y una escoba: