Zancada alterna: Da un gran paso hacia adelante de modo que la pierna dibuje un ángulo de 90 grados. La de detrás deberá mantenerse cerca del suelo y también flexionada. Vuelve atrás hasta recuperar tu vertical y procede de la misma forma pero con la pierna contraria. Deberás realizar 30 repeticiones, descansar 40 segundos y volver a empezar hasta 3 veces.

Skiping: Sitúate de pie con los pies juntos, y sube tus rodillas de manera alterna en dirección al pecho. En cuanto baje una, la otra deberá estar subiendo. Lo ideal es hacerlo a la mayor velocidad posible, pero con cuidado de no echar la espalda demasiado hacia atrás. Las 6 series serán breves, de 10 segundos, con otros 10 de descanso entre ellas.

Monster walking. Desde la misma posición de pies juntos, ejecuta esta vez un gran paso hacia la derecha y baja justo después para realizar una sentadilla. Regresa a la posición inicial juntando de nuevo los pies y repite lo mismo hacia la izquierda. Completa 3 series de 30 repeticiones cada una.

Plancha lateral. Túmbate en el suelo de lado, con una pierna sobre la otra, y reparte el peso entre tu antebrazo y los pies. Basta con que aguantes en esta posición 8 segundos, descanses brevemente apoyando el peso sobre el glúteo y repitas 5 veces por cada lado.

Una tabla sencilla que servirá para acostumbrar a tu cuerpo a la actividad y seguir progresando