Comienza con un remo con mancuerna: Sitúate con el cuerpo ligeramente inclinado, los brazos estirados y unas mancuernas o algo de peso en las manos. Deberás encoger y estirar los brazos asegurándote de que la espalda no se encorve. Completa cuatro series de 15 repeticiones con 30 segundos de descanso entre ellas.

El segundo ejercicio son unas aperturas: Un material que es interesante que tengas en casa si sufres dolor de espalda es una goma elástica. Ata los extremos al pomo de una puerta o a cualquier otro lugar que te sirva de sujeción, agárrala con ambas manos y estira los brazos como si quisieras dar un gran abrazo. Encoge de nuevo y repite 15 veces. Deberás completar 3 series.

El gato: Sitúate con las rodillas y las manos apoyadas en el suelo. Se trata de imitar la postura de un gato encrespado. Para que te resulte más fácil, piensa en sacar chepa mientras coges el aire, y expúlsalo al bajar de nuevo. Deberás realizar 3 series de 8 repeticiones con 15 segundos de descanso entre una y otra.

Acaba con un Bird dog: También con rodillas y manos en el suelo, levanta una pierna y el brazo contrario. Mantén la posición durante 20 segundos, cambia de pierna y de brazo y repítelo 5 veces por cada lado.

Lo ideal, si sufres dolor de espalda, es que repitas esta rutina 3 veces por semana.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Realiza esta tabla de estiramientos si tienes problemas de espalda

Espaldas, hombros, garganta... alivia estos y más dolores con el truco de la pinza

El método para dormir bien si tienes dolor de espalda