Sin embargo, es probable que te emociones y quieras comprobar de forma tangible cómo mejoras tu propia marca y qué ocurre exactamente en tu organismo cuando haces deporte. Esto no solo te animará a continuar –seguramente notarás la mejoría enseguida–, sino que te demostrará con cifras lo saludable que es hacer ejercicio con regularidad. Si este es tu caso, ya tardas en hacerte con alguna de las pulseras de actividad que hay en el mercado, cuyos precios y características varían notablemente. Puedes conseguir una la mar de apañada a partir de unos 20 €, que seguramente te irá bien si piensas darle un uso moderado, pero también puedes gastarte hasta 400 € si tu plan es hacer deporte a lo grande.

Resistente al agua

¿Necesitas que sea resistente al agua? Si es así debes fijarte bien, ya que las de gama baja (entre 20 y 50 €) no siempre lo son. Nuestra recomendación es que la adquieras siempre con esta función, ya que cuando te enganches a tu pulserita la querrás también si vas a nadar, bucear o a practicar aguagym, además de que no te la querrás quitar ni para ducharte.

GPS sí o no

Tampoco todas las pulseras tienen esta función, que resulta especialmente interesante para los amantes de perderse por la montaña o de trotar sin rumbo por las calles de la ciudad. Las de gama baja y media no suelen disponer de GPS, otras tienen un GPS al que puedes conectarte a través del móvil y otras lo tienen incorporado. Si esta función no es indispensable, puedes ahorrarte un dinerito escogiendo una pulsera que no lo lleve.

Duración de la batería

En el mercado encontramos pulseras con una batería que dura tres días y otras que pueden llegar a las tres semanas. Piensa si esto va a suponer un problema y escoge en función de tus necesidades.

Deportista | iStock

Pantalla sí o no

Las de gama baja no suelen llevar pantalla LCD, mientras que las de gama media y alta sí que la llevan. De hecho, algunos modelos cuentan con una app y planes de entrenamiento que aumentarán tu motivación a la hora de ponerte a hacer ejercicio, de manera que podrías considerar subir de gama y hacerte con una pulsera con una potente pantalla LCD. Debes pensar también que cuanto más inviertas en tu pulsera no solo encontrarás más prestaciones, sino también una garantía de mayor durabilidad.

El tamaño importa

Y la forma, claro. Fíjate en que sea cómoda de llevar, pues la vas a tener contigo muchas horas, y si no acaba de convercerte el formato pulsera puedes encontrar clips en el mercado con prestaciones similares. Debes tener en cuenta que existen algunos modelos muy ligeros y otros bastante más pesados, cosa que debes tener en cuenta a la hora de escoger.

¿Reloj o pulsera?

También puedes plantearte adquirir un reloj deportivo o smartwatch, algo más caro pero con funciones que no encontrarás en las pulseras. Algunas de las ventajas de los relojes es que puedes conectarlos al móvil, cuentan con pantallas táctiles y son bastante más precisos e intuitivos que las pulseras. Por otro lado, pesan más y su batería dura algo menos. Antes de optar por una pieza u otra conviene que analices tu práctica deportiva y te plantees cuánta precisión necesitas a la hora de medir tus logros y si es para ti fundamental tener una pantalla táctil y una serie de funciones que prácticamente te permitirán prescindir del móvil.

Ritmo cardíaco, ¿sí o no?

No todas las pulseras del mercado miden el ritmo cardíaco, y algunas incluyen, además de una función para medir las pulsaciones, monitores de ritmo cardíaco. Debes tenerlo en cuenta antes de elegir, pero nuestra recomendación es que escojas un modelo que sí las mida. No solo te permitirá comprobar cómo descienden tus pulsaciones a medida que vas cogiendo fondo con el tiempo, sino también controlar los excesos.

Funciones específicas

Debes escoger la pulsera en función de la actividad que realices principalmente. Si lo tuyo es la montaña, existen algunas con barómetros para detectar la altitud, si lo tuyo es bucear las hay resistentes al agua hasta 50 metros, o si practicas deportes intensos existen algunas elaboradas con materiales mucho más resistentes a los golpes. Si sueles practicar deporte de noche, asegúrate de que la pantalla, aunque tal vez no sea tan bonita, sea clara y luminosa, y si eres de las que pasa largo tiempo en la montaña, y a veces cargarla puede suponer un problema, asegúrate de que el tiempo de carga sea corto, pues en algunos casos vas a necesitar varias horas.