Si practicas deporte 3 o 4 días por semana e intercalas entrenamiento de fuerza y cardio, la forma de avanzar un poco más en la pérdida de peso puede ser introducir un circuito de HIIT como este:

1. Sprints: Sitúa dos marcas a una distancia razonable entre sí y corre de una a otra a la mayor velocidad que puedas para regresar de espaldas y a trote. Completa 20 segundos y cambia de ejercicio.

2. Tijeras: Comienza con uno de los pies más adelantado e intercambia la posición de una y otra pierna asegurándote de que amortiguas en cada cambio. También en este caso son 20 segundos a buen ritmo.

3. Skipping: Parte de la posición de pies juntos y eleva una rodilla en dirección al pecho, para hacer lo mismo seguidamente con la otra. Se trata de alcanzar la mayor velocidad posible durante 20 segundos. Procura no echar la espalda demasiado hacia atrás para compensar el movimiento.

4. Sentadilla isométrica: Sitúa los pies a la anchura de los hombros y ejecuta el movimiento que harías para sentarte. Mantén esa posición de sentadilla durante 20 segundos y vigila que los talones no se levantan del suelo. Realiza sólo 10 segundos de recuperación entre cada ejercicio y, cuando hayas acabado todo, repite el circuito 5 veces más.

Si ni siquiera eso funciona, pregúntate si de verdad te falta peso por perder y, en caso afirmativo, si tu dieta es la adecuada.