1.Mano a tobillo

Tumbada en el suelo boca arriba y con las piernas flexionadas, estira los brazos a lo largo del cuerpo. Levanta la zona superior de la espalda e intenta tocar tus tobillos con un movimiento lateral, primero con la punta de los dedos de una mano, y luego con los de la otra.

Realiza 3 series de 30 repeticiones cada una, 15 de ellas con cada mano.

2.Rotaciones de tronco

También boca arriba, esta vez con las piernas flexionadas a 90º, eleva ligeramente el tronco y estira arriba los brazos. Se trata de realizar movimientos a un lado y al otro, pero despacio y consciente, no tengas prisa por acabar.

Realiza 3 series de 10 repeticiones cada una.

3.Plancha lateral

También tumbado en el suelo, pero en este caso de lado y con una pierna sobre la otra, reparte el peso entre tu antebrazo y el pie del mismo lado. Aguanta en esa posición 10 segundos y descansa brevemente apoyando el peso sobre el glúteo.

Deberás repetir un total de 5 veces.

4.Plancha lateral con rotación

Se trata de una evolución del ejercicio anterior. Parte de la posición de plancha lateral, pero rota ahora el cuerpo hacia dentro y regresa sin que el brazo elevado toque el suelo en ningún momento.

Realiza 4 series de 8 repeticiones, con 5 segundos de descanso entre ellas.

Para unos oblicuos marcados, lo ideal es que acompañes esta tabla de una alimentación equilibrada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Basta con salir a caminar para mantenerse delgado?

Cómo acabar con la grasa que se acumula justo debajo del ombligo

Plan 45 días para conseguir un vientre plano sin pasar hambre