Aperturas para pectoral:

Si no tienes mancuernas en casa, utiliza para este ejercicio un par de cartones de leche. Túmbate en el suelo boca arriba, con las plantas de los pies apoyadas y coge uno en cada mano. Sube los brazos de modo que dibujen un ángulo de 90 grados respecto a tu cuerpo. Desde esa posición, abre y cierra los brazos, y asegúrate de que, cada vez que vuelvan arriba, las palmas de las manos se miren. Cada una de las cuatro series consta de 20 repeticiones y dispondrás de 20 segundos para descansar entre ellas.

Plancha alta dinámica:

Apoya las palmas de las manos en el suelo y estírate con los pies juntos hasta alcanzar la posición de plancha. Realiza un salto para separarlos y regresa a la posición inicial. Repite este movimiento varias veces y a la mayor velocidad posible hasta completar los 20 segundos. Realiza 4 series con descansos de 15 segundos.

Pike:

Desde la posición de plancha alta que vimos antes, impúlsate buscando que tu cuerpo tome la forma de una pirámide. Se trata de sacar culo y meter cabeza para luego regresar a la situación inicial. Deberás repetirlo un total de 10 veces por cada una de las tres series, y dispondrás de 15 segundos para descansar entre ellas.

Pies y brazos alternos:

Deberás levantar un brazo al tiempo que adelantas la pierna contraria, y cambiar a la posición inversa de un salto. Intercala una y otra combinación a la mayor velocidad que te sea posible durante 30 segundos. Realiza 4 series con 10 segundos de descanso entre ellas.

Olvida la pereza, y en poco tiempo empezarás a notar resultados. Por supuesto, la tabla será muchos más efectiva si la acompañas de una dieta adecuada.