1. Cuenta los pasos. Como mínimo, cada uno de nosotros debería dar 10.000 al día para mantenerse ágil y saludable. Si no dispones de un reloj o una pulsera de actividad, existen multitud de aplicaciones móviles específicas para contarlos. Equivalen a unos 8 kilómetros.

2. Camina como si tuvieras prisa. Obviamente, a la hora de quemar calorías no es lo mismo dar un paseo que llevar un buen ritmo. Para que salir a caminar sea efectivo, debes hacerlo a una velocidad de entre 5 y 6.5 kilómetros por hora. De esta forma estarás quemando entre 400 y 650 calorías al día sólo por esta actividad. El número exacto depende de tu peso y de tu edad, entre otros factores.

3. Añade pequeños retos a tu caminata. Por ejemplo, introduce cuestas, escaleras o cualquier cambio que obligue a tu cuerpo a un esfuerzo extra. Una buena opción es llevar contigo algo de peso mientras desempeñas la actividad. Pero por favor, no hagas locuras como abrigarte en exceso ni rodear tu cintura con papel film con la intención de sudar más: se trata de un falso mito. Está demostrado que no ayuda a quemar más grasa y sin embargo puede poner en peligro tu salud.

Por la tanto, la respuesta a la pregunta de si es posible perder peso tan sólo caminando la respuesta es clara: por supuesto que sí.

SEGURO QUE TE INTERESA:

15 minutos de ejercicio que transformarán tu cuerpo si los realizas cada mañana al levantarte