Comenzaremos con nueve series rápidas y con muy poco descanso

En primer lugar, sentadillas: tres series de 30 segundos cada una. Mientras bajas, asegúrate de no levantar el talón del suelo. Entre una y otra serie recurriremos al descanso activo: aprovecharemos esos 15 segundos entre medias para ejecutar una plancha. Se trata de aprovechar al máximo el tiempo del que disponemos.

Seguiremos con otras tres series de 30 segundos, esta vez optaremos por las flexiones. Lo ideal es realizarlas con las palmas de las manos y la punta de los pies apoyados, de modo que el pecho y la cadera bajen al mismo tiempo. Se se te hace muy duro, al principio puedes apoyar las rodillas. También en este caso descansaremos de forma activa, con 15 segundos de plancha.

Las tres últimas series de 30 segundos las dedicaremos al remo con mancuerna. Colócate con el cuerpo ligeramente inclinado, los brazos estirados y unas mancuernas o algo de peso en las manos. Se trata de encoger y estirar los brazos de modo que la espalda no se encorve. También en este caso sustituiremos los descansos por 15 segundos de plancha.

Y como el objetivo es completar el entrenamiento en 10 minutos, dedicaremos esta última parte a un Tábata de burpees o, lo que es lo mismo, 8 intervalos de 20 segundos cada uno. Te recuerdo en qué consiste este ejercicio:

Agáchate, apoya las manos en el suelo y estira tu cuerpo de un salto. Vuelve a encogerte e impúlsate para volver a ponerte de pie. Esta vez sí, dispondrás de 10 segundos para descansar entre intervalos.

Se trata de un entrenamiento intenso, pero te permite mantenerte en forma con una mínima inversión de tiempo. Lo ideal es que lo practiques 3 veces por semana.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

10 ejercicios para ponerte en forma en casa sin gastar nada

Pierde los kilos de más dedicando solo 15 minutos al día

Ejercicios contra la flacidez y la celulitis en los muslos