Novalife » Cuídate

CONVIERTE ESTOS CONSEJOS EN RUTINA

Cómo cuidar la piel después del verano

Los meses estivales la perjudican muy notablemente por agentes externos como el sol. Sigue estos consejos y conseguirás que tu cutis tenga un aspecto saludable.

Publicidad

Septiembre es el mes de vuelta a la rutina, y con ello, retomamos el trabajo, los estudios y la dieta equilibrada. Por esto, es un buen momento para reanudar también nuestra rutina de piel. El otoño es la mejor época para sanarla después de todo el verano, ya que la exponemos menos a los rayos solares y las temperaturas son más bajas. Te damos algunos consejos para que vuelva a estar como siempre.

Las vacaciones pueden ser las culpables de que la piel se vea más afectada. Existen más agentes externos que pueden atacarla y las condiciones climatológicas no son muy óptimas. Una piel sana, tanto en la cara como en el cuerpo es reflejo de buena salud y puede afectar de manera positiva en nuestra autoestima.

El calor provoca que nuestra piel llegue a final de verano con un aspecto más seco de lo normal. Por este motivo, es importante hidratarse de manera interna y externa. Aumenta el consumo de agua de forma diaria para que el cuerpo esté en perfecto funcionamiento, además de consumir frutas y verduras. Mientras tanto, a nivel externo también podemos ayudar en esta hidratación utilizando mascarillas hidratantes para la cara 1 o 2 veces por semana para aportar los cuidados que necesita nuestro cutis. Este debe ser el primer paso si queremos recuperar la apariencia original de nuestra piel o, incluso, mejorarla.

Exfolia tu piel

La playa, la piscina y las horas de sol han almacenado en nuestra piel multitud de impurezas y células muertas. Exfoliarla es el primer paso para poder limpiarla en su totalidad, deshacernos de los poros y, así, renovarla y que vuelva a estar como nueva. Así pues, esta práctica previene el envejecimiento, ya que activa la circulación y la oxigenación de nuestro rostro. Ofrece otros resultados como realzar el bronceado de la piel o mostrar una mejor apariencia, más uniforme y sana.

Además, es recomendable que este proceso se haga a lo largo de todo el año, ya que la contaminación puede acumular suciedad. La piel tendrá una apariencia mucho más saludable, puesto que este tratamiento nos aporta luminosidad, brillo y tersura.

Cuida las manchas del sol

Durante el verano, nuestra piel está muy expuesta a los rayos solares. Las consecuencias negativas de los rayos ultravioleta pueden generar la aparición de manchas en nuestra piel y, con ello, acelerar la aparición de arrugas. Suelen presentarse por la falta de protección solar, pero si estás durante muchas horas en el sol, aun utilizando crema protectora, o tu piel es sensible, aumentan las posibilidades de que este tipo de manchas aparezcan.

Son más comunes en lugares en los que no dedicamos tanta protección como el labio superior, las cejas o el cuello. Aunque sea complicado deshacerse de ellas, usando cremas despigmentantes conseguirás que las manchas producidas por el sol desaparezcan. Recuerda que debes usar este producto durante todo el año, y no solo en verano, ya que debe ser un trabajo constante.

Recuerda que debes cuidar tu piel diariamente y convertir estos consejos en rutina. La cara y el cuerpo necesitan de hábitos para que puedan llegar a verse los resultados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo conseguir una piel 10 usando un vaporizador facial

Cómo cuidar tus pies este verano para mantenerlos hidratados y sin durezas

Publicidad