¿Por qué tienen ‘miedo’ los niños a que les llamen chivatos? ¿Saben realmente nuestros hijos el verdadero papel de los chivatos, por ejemplo, en un caso de ciberbullying?

En el ciberbullying entran en escena varios personajes. Por un lado están los que acosan, ‘los malos, lo más malos de la película’. Tenemos también ‘los colaboradores’, es decir, los que sujetan o graban con el móvil la pelea para después difundirlo. Y luego están ‘los observadores’, los que ven una situación de acoso y los que tienen que contar lo que han visto sin tenerle miedo a que les llamen chivatos.

Y es que gracias a los chivatos se han detenido a los malos, gracias a los chivatos se han parado atentados terroristas, gracias a los chivatos se ha impedido que muera gente o que los malos comentan crímenes. Ser un chivato no es malo, ser un chivato es ser un héroe.

“Si a un niño le llaman chivato porque ha evitado un daño a un compañero, lo que te tiene que hacer es sentirse bien y pensar que es una persona buena y una persona responsable. Y en ningún momento tener miedo a las represalias, porque en un caso de bullying o de ciberbullying no están solos: está el colegio, los profesores, los padres, la policía, los psicólogos… El malo no va a poder con todos nosotros”, explica Marta Rodrigo, criminóloga y policía municipal especializada en menores.