PRIMEROS AUXILIOS

PRIMEROS AUXILIOS

Cómo reaccionar en caso de una situación de emergencia con nuestros hijos

Atragantamientos, desmayos, caídas, convulsiones, ahogamientos, quemaduras… Son tantos los casos de accidentes que pueden ocurrir a los bebés y los niños, que resulta necesario o, podríamos decir obligatorio, que los padres realicen un curso de Primeros Auxilios. Y eso es justo de lo que se habló en el III Encuentro #ConectaConTuHijo, organizado por Guiainfantil.com , de la mano de Beatriz Martín, enfermera pediátrica.

Existen multitud de situaciones que nos podemos encontrar en el día a día y que pueden suponer algún tipo de riesgo para nuestros hijos e hijas. En algunas ocasiones, tendemos a ir a un centro sanitario para resolverlo, pero en la mayoría de los casos basta una pequeña actuación que podemos llevar a cabo las mamás y los papás.

Debemos procurar un entorno seguro para que nuestros peques crezcan, intentando minimizar los riesgos a los que se enfrentan: proteger enchufes, esquinas y puertas; asegurar los cajones; no dejar a su alcance productos de tóxicos (de limpieza, higiene o maquillaje) o utensilios punzantes o cortantes. Pero también debemos tomar precauciones a la hora de cocinar, o en el momento del baño, por ejemplo, nunca dejarles solo en la bañera.

Otra cosa importante a tener a mano un botiquín de emergencia. No hace falta tener grandes cosas en él, solo antisépticos tópicos (clorhexidina), jabón, suero fisiológico, alcohol 96%, gasas estériles, esparadrapo, apósitos, tiritas, vendas elásticas y de algodón, termómetro, tijeras de punta roma y paracetamol e ibuprofeno.

Si a pesar de todas estas precauciones ocurre un accidente, lo primero (y más complicado) es mantener la calma, y una vez tranquilos, actuar según la conducta PAS: Proteger-Alertar-Socorrer. Lo primero es protegernos nosotros, el lugar y la víctima. Evaluaremos si hay algún riesgo potencial para nosotros (ya que si nos pasa algo, no podremos seguir ayudando), si el sitio es seguro y si la víctima está bien donde está o necesitamos moverla. Una vez hecho esto, pediremos ayuda y alertaremos a los servicios de emergencia de nuestro país si lo consideramos necesario, y les daremos toda la información posible.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Qué hacer si el niño tiene fiebre alta o convulsión febril

Guiainfantil.com | Madrid | 04/03/2019

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.