PRIMEROS AUXILIOS

PRIMEROS AUXILIOS

Aprende a hacer la maniobra de Heimlich y de RCP

Los atragantamientos es una de las situaciones más angustiosas a las que nos podemos enfrentar las familias, de ahí la importancia de saber qué hacer para solucionarlo. No te pierdas el vídeo del III Encuentro #ConectaConTuHijo, organizado por Guainfantil.com, donde Beatriz Martín, enfermera pediátrica, enseña a hacer la maniobra de Heimlich y de RCP y, lo más importante, cómo prevenirla

Seguro que te interesa

Hablamos de atragantamiento cuando un cuerpo extraño (un trozo de comida, pieza de un juguete, objeto pequeño…) se introduce en la vía respiratoria, obstruyéndola y dificultando la entrada de aire en los pulmones.

Como no se puede respirar con normalidad, existe riesgo de asfixia. Solemos ver cómo el niño o niña comienza con tos o con arcadas para intentar expulsar el cuerpo extraño. Tampoco puede hablar ni llorar o emitir sonidos. En las formas más graves, los labios y la cara se ponen morados y se pierde el conocimiento.

Lo ideal sería no encontrarnos nunca en esta situación, así que vamos a ver cómo podemos prevenirla:

- Es conveniente que siempre haya un adulto supervisando a los niños pequeños mientras comen.

- Es recomendable que los niños permanezcan sentados mientras comen. Si corren o juegan con comida en la boca, pueden atragantarse fácilmente.

- Cuando se compren juguetes para niños pequeños se ha de tener en cuenta la edad recomendada por el fabricante. Hay que evitar los juguetes con piezas pequeñas en los niños menores de 5 años.

- Vigilar también que no haya piezas pequeñas en el suelo, al alcance de los bebés gateadores.

- No se deberían dar al niño alimentos que puedan provocar atragantamiento (frutos secos, palomitas, uvas enteras…) hasta que el niño tenga 3 años como mínimo, aunque las últimas recomendaciones dicen de esperar a los 5 años.

Qué pasa si el niño sufre un episodio de atragantamiento

En primer lugar es importante tratar de mantener la calma para poder actuar de forma adecuada.

- Si el niño tose adecuadamente y con fuerza, se le debe animar a toser, sin hacer ninguna otra maniobra. No se le debe golpear en la espalda, ni intentar sacarle el cuerpo extraño de la boca a ciegas, ni ponerle boca abajo. Simplemente dejarle que siga tosiendo.

- Si el niño está consciente, pero tiene una tos débil, poco efectiva, es incapaz de hablar o la dificultad para respirar es muy importante, observaremos la boca y, si el objeto está visible, intentaremos extraerlo mientras se tenga a la vista, con cuidado de no empujarlo hacia dentro.

- Si no lo conseguimos, se debe llamar al número de teléfono 112 (emergencias) y empezar a actuar inmediatamente. Aquí distinguimos nuestra manera de actuar en función de la edad del pequeño, si es mayor o menor de 1 año (más o menos)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo prevenir y actuar en los ahogamientos en las piscinas

Guiainfantil.com | Madrid | 07/03/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Decorar pared cocina con azulejos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.