Las toallas de mano son uno de los elementos más imprescindibles de una casa y que más se utilizan a diario. Sin embargo y por el mismo motivo, también es uno de los complementos del hogar con más bacterias "viviendo" en él. Absorben grasas, aceites del cuerpo, suciedad y cómo no, agua (por lo tanto, humedad y, si no se deja secar bien, malos olores). Todo lo que acumula implica que crecen tal cantidad de bacterias que llega un momento en el que la toalla de mano, más que aportar, resta. Pero, ¿alguna vez te has preguntado con qué frecuencia deberías lavarlas?

Si en un baño no se encuentran estas pequeñas toallas, entonces quien se necesite secar las manos probablemente busque una alternativa antes que hacerlo con su propia ropa, como por ejemplo, una toalla para el cuerpo que esté colgada a la vista, o un albornoz. Y esto no es algo recomendable para el cuidado y la higiene, tanto por parte del que se seca las manos, como por parte de quien utilice dicha toalla tras ducharse. Por eso no deben faltar en los lavabos.

Después del papel higiénico, las toallas de mano es lo que más utilizas en el baño. Sobre todo si sois muchos en casa o sueles recibir frecuentes visitas. Estas no sólo son prácticas y necesarias para la higiene diaria, sino que sirven como complemento decorativo para el baño. Las hay de muchos tipos y calidades, pero las mejores son las más absorbentes, suaves y duraderas. El material ideal para las toallas de mano suele ser el algodón porque cumple con estas características: tiene una alta capacidad de absorber, es muy delicado con la piel y además, duradero. Aunque hay otros materiales alternativos cuyo uso se extiende cada vez más, como el bambú o la microfibra.

Si no le das mucha importancia a las toallas de mano, entonces estás cometiendo un error, ya que las manos pasan por muchos lugares y cosas en un sólo día, por todo lo que tocan desde que suena el despertador: al manipular monedas, en el transporte público, al acariciar animales, toser, cocinar, escribir sobre un teclado de ordenador, y muchas más acciones de las que probablemente ni seas consciente. Así que no te pierdas este vídeo para conocer la frecuencia con la que deberías meter en la lavadora estas toallas para que tu higiene sea impecable y se elimine así la mayor cantidad de bacterias posible.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Deberías lavarte las manos inmediatamente después de tocar estas diez cosas

Lo estas haciendo mal: esta es la forma correcta de lavarse las manos

Así debes lavar la ropa para que siempre salga suave y con aroma