Puede que seas una de las muchas personas que apoyaron a la actriz Blanca Suárez tras la publicación de una foto en la que se le veía papada. Muchas mujeres apoyaron a la actriz con las publicaciones de fotos de sus papadas, acompañadas del hasthag #itsmypapada.

En todo caso, si te apetece disimular ese poquito de piel sobrante (estamos hablando de papadas discretas), ahí van unos trucos para hacerlo.

“Con maquillaje se puede hacer alguna cosa. Deberías aplicar contouring, o contorno, a la zona del mentón y de debajo de la barbilla, donde comienza la papada. Debes sombrear esa zona, con lo que conseguirás disimular la papada y definir muy bien el mentón”, explica Maider Cara, de Glam Me App.

¿Qué sombreado debes aplicar? “Evidentemente, depende de tu color de piel. Si tienes una piel muy blanquita, deberías apostar por tonos fríos, marrones fríos. Si eres más morena, elige tonos más cálidos”, añade.

¿En qué formato es mejor aplicárselo? Aquí la cosa va en gustos pero la experta recomienda el contorno en stick: “Son más fáciles de trabajar y además, son más precisos. Luego los difuminas con la brocha y ya está. Es muy importante, elijas el formato que elijas, que lo difumines muy bien”, finaliza.

También puedes, tras haber hecho este sombreado, resaltar otras zonas de tu rostro, dando luminosidad por ejemplo a frente, ojos, sienes, nariz…

Maquillaje | iStock

Algunos cortes de pelo también ayudan a disimularla, como una melena larga o un estilo bob con ondas hacia adentro o un flequillo para un lado.

Después, hay otros truquitos más visuales y que juegan con complementos y prendas que también pueden ayudarte a disimularla. Por ejemplo, los jerseys de cuello vuelto. O blusas que tengan detalles como lazos en el cuello, que ayudarán a distraer la atención. También sientan bien collares muy pegados al cuello, tipo gargantilla. O ponerte pañuelos, bufandas…

Por ejemplo, de cara al verano, puedes decantarte por pañuelos cortos, de estos que se anudan con un simple nudo y que dan un aire marinero a tu look.

También existen bandas o adhesivos (las mujeres asiáticas son grandes consumidoras) que estiran esa piel, al más puro estilo Carmen Sevilla. O las soluciones de cirugía. Pero sinceramente, llegados a ese punto y si las soluciones anteriores no te convencen (las de maquillaje o las de complementos), deberías reivindicar tu papada porque, oye, tampoco pasa nada por tenerla.